Me crucé con sus ojos.

Esta es una de esas curiosas historias imposible de comprobar.
No recuerdo cuántos años habrán pasado ya.
Si creo que fue en la última década,  andaba yo muy atribulado,  en uno de aquellos tira y afloja, múltiples, a las vísperas de mi última separación.
No podía rendir el paso.
No recuerdo cuál era la urgencia.
Pero, no podía aquel día entretenerme.
Lástima.
Nunca sabré que hubiera pasado..
Recuerdo, sucedió en un paso cebra, en un rápido cruce de calles de Barcelona.
Aquella mujer y yo intercambiamos un cruce de miradas, brutal. Intenso.
Sin ceder al apremiante paso que llevábamos cada cual en sentido contrarío, nos dimos cuenta,  estoy convencido de que fue amor a primera vista, la intensidad fue tal que ambos torcimos apenas un ápice la cara para mirarnos un poco más.
Imperceptible.
Real.
Cuando llegué a la acera contraria no dudé en girarme y comprobar como ella había hecho lo mismo.
Divertidos, sonrojados, volvimos a acelerar el paso.
Cada cuál hacia su futuro irremediable.
Alguna vez, generalmente en sueños,  vuelvo a encontrar sus ojos.
Lástima.
Fue un gran amor.
Inmejorable, estoy convencido.

(escrito marzo 2014)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s