Esas borracheras tristes..

Pides una cerveza con los ojos fijos en el culo de la camarera.

La vocecita aquella te dice:

– Podría ser tu hija..

Y te quedas embobado en cómo harán para caminar sobre esos tacones?

El momento ha pasado.

– Zapatos horribles. Murmuras y repites, intentando despistar la mirada sin conseguirlo, Mientras, al agacharse para buscar café, te muestra y babeas ante la tira elástica del tanga colorido bajo la cinturilla baja..

La dueña te mira, te habla y amable, te pregunta:

– Todo ok?

Cabizbajo, sin ganas, asientes sin contestar. Pensando tan sólo.. -esquivando la mirada sobre su tripa-   … si no tienes yá, una edad, para estar preñada de nuevo?

La máquina tragaperras es la única que trabaja al ciento por ciento.

Cambio de turno, la rusa se va. Vuelve tras el servicio la culona de nuevo..

Podría ser.. (resuena de nuevo la voz intetior volviendo al ataque),
Sin embargo te plantas. Ambas conciencias coinciden ahora en que han errado.

Wow. La máquina ha soltado ochenta pavos… lástima.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s