Historia de una semilla

Venía,  nadie sabe de donde,
había corrido ya los cielos y la tierra.
Era pequeña,  sin pretensiones.
Tímida y humilde.
Soñadora y poeta.
Era una semilla errante con el alma cansada de dar vueltas.
El viento la arrastraba, se dejó llevar,
hasta que el destino le mostró un lugar de fantasía,
un paraíso terrenal.

Lleno de árboles frutales que ofrecían..
Su embriagadora fragancia a los sentidos.
La tierra ofrecía a la vista, toda la gama de verdes,
moteada con miles de flores hermosas, vestidas de gala y colores.

Allí había soñado su mundo,
y decidió hacerlo realidad.

Buscó un rinconcito de tierra mullida,
se dejó arropar por el barro,
acariciar por la lluvia.
Y aconsejada por el tiempo durmió plácidamente el más feliz de los sueños.
Estiró sus pies buscando en la tierra oscura el calor y la fuerza para poder levantar la cabeza.

Los brotes de ilusión habían nacido ya, y llegó el gran día.
Iba su sueño a convertirse en realidad.
No podía creerlo,
lloraba de felicidad.
Los segundos le parecieron años.
No podía esperar más…

Y nació en desgracia, pues durante aquel tiempo que había estado dormida,
todo había cambiado.
Nada era igual…

Los árboles no cantaban, estaban tristes.
Los pájaros se marcharon a otro lugar.
La tierra había perdido su manto de color.
Los troncos, desnudos, tiritaban en silencio su dolor.
El viento azotaba a la montaña sin piedad,
repitiendole una y otra vez la misma canción.

Una fría balada de invierno.

(es una traducción libre que hice de la canción “La vida secreta de las plantas”, de Steve Wonder)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s