Frenazo y frenillo

Hace unas semanas. Creo fue un domingo. Aparecen los Mossos -Policía Autonómica Catalana- blandiendo linternas o esa especie de espadas de luz que portan por las noches, delante de la barrera de fábrica.

Mientras reniego sobre “a ver qué mierda quieren éstos a estas horas?”, me acerco a la puerta y, sonriente, pregunto:

– Qué puedo hacer por vds?

Uno de ellos -son dos- me solicita por si tengo algún botiquín de urgencias y/o algún dispensario en el recinto. Tienen un “control de carretera”, su vehículo no está operativo,  están esperando a una ambulancia y opinan sería más prudente que el “herido” no se moviera.

Raro. Muy raro..

Pensando en qué coño les habrá pasado, espero llegue el vehículo “controlado”, con el herido más dos acompañantes en su interior, les franqueo la entrada y dirijo hacia nuestro pequeño dispensario. El otro policía no deja de reírse.

Le pregunto, por qué se ríe, y que igual no es el momento adecuado y, me responde.

Mira, -aquí mi nombre, ya habréis adivinado que tengo cierta familiaridad con algún que otro de estos agentes, va con el puesto de trabajo-, Estábamos en el cruce, tranquilos, esperando a la grúa porque nuestro vehículo está estropeado. La patrulla anterior nos avisa por radio sobre un automóvil que va a toda velocidad en nuestra dirección. Encendemos las luces azules y, efectivamente, vemos como se acerca un coche a toda velocidad. Le damos el alto. Se paran -tras una frenada importante- en el arcén, a una veintena de metros más adelante. Acudimos y les preguntamos sobre cual es el motivo de tanta urgencia? Dos chicos, piloto y copiloto, con cara de susto y hablando ambos al mismo tiempo, nos contestan:

– Nuestro amigo se ha roto el frenillo follando con su novia.

Desde fuera del coche nos miramos, enfocamos las linternas hacia adentro y en el asiento de atrás, otro zagal está tumbado, muy pálido y con los pantalones medio abrochados y manchados de sangre.

– Y la chica? -Les han preguntado-.

– No ha querido venir. Sentía mucha vergüenza.

No habíamos llegado al dispensario cuando llega la ambulancia y se lo lleva, con los otros dos conduciendo detrás.

A los Mossos les he invitado a café. Nos hemos reído un buen rato.

Pobre..

Un comentario sobre “Frenazo y frenillo

  1. jajajaj a mi ex marido cuando pololeabamos le pasó eso! él era virgen y al par de follones, un dia en el sofá sangró mucho, casi nos morimos del susto porque no sabíamos que onda

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s