EL SUSTO

Esta historieta la escribí al poco de comenzar en WordPress, entonces no me enteraba mucho de cómo subir fotos y no lo hice, el relato creo que mejora con su foto correspondiente. Ahí lo dejo..

Os voy a contar una cosa que me ocurrió un sábado del invierno de 2014. -Es una situación que a toro pasado da mucha risa-, pero que en aquel momento casi me cago del susto!!

Os cuento..
Los sábados, con el horario nuevo, entro a las cinco de la mañana, como me llevo los perros, voy andando, tengo unos cinco km, salgo entre una hora, hora y media antes..no siempre tardo lo mismo. Depende de las ganas que tengan de caminar, los árboles que huelan, lo que meen, esas cosas que hacen los canes..

Total, que generalmente salgo a las tres y poco de la mañana.
El camino hacia la fabrica, justo hasta mitad del mismo, es todo cuesta arriba. Hasta que salgo del pueblo más o menos. Luego, conforme voy atravesando campos, es cuesta abajo.
Ojo, no es una ascensión,  pero..es ese punto, en el que se va forzando un poco el paso todo el rato. A mi, con la artrosis de rodilla, me cuesta más caminar hacia arriba, que en plano o cuesta abajo.
Yo siempre voy con los cascos de la radio puestos. No de esos que van dentro del oido que me hacen daño, no. Yo llevo unos cacofónicos bien grandes. De propaganda de la Heineken. -Mientras re-escribo este post, los recuerdo con nostalgia, que bien sonaban-. Todos ellos de color verde y rojas las estrellas de la marca. Como un disc-jockey urbano.
(y a quien no le gusten, que no mire)

Pues imaginaos la situación:
La noche cerrada.
Sin luna.
El arf, arf, arf, arf…de ir tironeando de los perros..
Los cascos sonando a todo guiñapo para concentrarme en mi mundo..
Cabizbajo, mirando todo el rato al suelo..
No vaya a ser que pise alguna hierba mojada, me resbale y me esmorroñe por ahi..

No se si os pasa a vosotros..pero cuando vas solo, a oscuras, con la mente perdida y concentrado, a veces oigo algo parecido a voces..o creo que alguien saluda..o alguien me mira. -Puede también que sea la psicosis perceptiva que nos acompaña a los vigilantes de noche-.

Como a esas horas, rara vez me topo con nadie, y además llevo los perros, que dan seguridad y avisan, voy concentrado en mirar lo que piso, y a tajo, para que los chuchos no se paren.
Lo demás no existe.

Y de repente, sabeis esa sensación de que hay alguien alrededor…  levanto la cabeza..

Y me encuentro con esto..

wpid-screenshot_2014-11-06-13-10-27-1.png

Una furgoneta, aparcada al final de la cuesta. Donde se acaban las casas..

El gracioso del dueño le ha puesto al sillón del copiloto una chaqueta tipo militar, chaleco reflectante y esa máscara al reposa cabezas..

Mira… al levantar los ojos del suelo, di un respingo, que los cacofónicos salieron volando..sólo sujetos por el cable… dando vueltas alrededor mio..
Hasta las gafas, generalmente sujetas con una goma de esas al cogote.. se me movieron.

Los perros se pusieron a ladrar.. nerviosos, porque miraban alrededor y tras no percibir ningún peligro, me miraban con esa cara de tontos que ponen los perros cuando no entienden nada..
Me entró la risa.. una risa floja y nerviosa, una vez pasado el susto inicial. Los perros percibieron el cambio de ánimo y se pusieron a jugar, correr, morderse.., esas cosas que hacen los chuchos, vamos.
(todo sobre las cuatro de la mañana. .)

En fin, que susto el hijo puta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s