I (5)

No siempre depilada en exceso, recuerdo su pubis poblado unas veces de ensortijados caracolillos que caprichosamente se introducían en la hambrienta grieta.

De esta manera, para poder acceder con mi lengua glotona sin tironear y romper el hechizo, me deleitaba sorbiendo de uno en uno cada caracolillo, al tiempo que con mimo, lengüeteaba de dentro hacia afuera cada pliegue rosado peinándoselo con permanente destreza. -vamos, que mi gata no lo hubiera hecho mejor en su aseo diario-.

A estas alturas, la humedad relativa, había dejado de serlo, para imponerse un manantial floreciente acompañado de rítmicos, aunque bruscos envites de su pugnante clítoris buscando mi prominente nariz. Como pretendía -muchas veces- domar a la fiera que minutos antes había mostrado su despecho enfurecido convirtiéndome tan sólo en pelele de sus caprichos, generalmente levantaba mi apéndice -con la excusa de respirar- interrumpiendo a cosa hecha su magnifica y placentera embestida.

Aquello, recuerdo, la cabreaba aún más , enfureciéndola. Pero, siempre justo en el determinante momento en el que, calculando el instante en el que las aletas de su nariz hiperventilaban para recoger el aire necesario para protestar, volvía a hundir la lengua hasta el fondo de la cueva, para en brusco latigazo sacarla rauda friccionando el capuchón de su clítoris, dejando éste un instante al descubierto, para volverlo a cubrir apurando con la punta de la lengua contra mi labio superior al bajárselo nuevamente a besar.

Si conseguía no aullar de dolor al mantener mis cabellos frente a los tirones que me daba, volvía a concentrarme en este juego una y otra vez.

8 comentarios sobre “I (5)

  1. Cierto. El porno ha hecho mucho daño. No permite pensar, sólo actuar.
    En cualquier caso, en el porno también se siguen esquemas tópicos.
    Si el trio lo forman (mhm) damos por hecho que habrá rollo entre ellas -a mi como tío, reconozco me excita-.
    Si el trio es (hmh), se da por hecho que ella experimentará placeres más lúbricos, doble penetración, anal.. el abanico de posibilidades será tan amplio como ella decida.
    Sin embargo, en este último caso, el (hmh), rara vez permite hacer el “sándwich” con un tío en medio. Me entiendes? No existe la posibilidad de que el hombre que penetra a la mujer, sea penetrado a su vez por el otro componente del trio.
    Comprendo que en el porno -negocio mayormente dirigido al público masculino-, esta posibilidad no venda.. ahora bien, me pregunto? No os pone a vosotras la visión de ese sketch. En igualdad de posibilidades sería más justo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s