I (10) El Pirineo, el ruso y la Viagra (IV)

El viaje en el 4×4 resultó corto. Del restaurante a la zona de copas apenas había un par de kms. Fue el frío y el barro lo que nos decidió a ir en auto en lugar de callejear.

En el primer bar tan sólo ofrecían tapas y sidra -nos escanciaron un par de botellas- luego nos trasladamos a otro con más música y menos luz. También con un billar. Como estábamos fuera de temporada, apenas había otros clientes, motivo por el cual, la entrada de cuatro personas significaba que el único camarero se desviviera por nuestra compañía -más aun cuando se percató del percal con que las extrañas parejas se movían-.

La primera opción, tras pedir las copas, -ellos vodka, ella con lima, él con hielo, Nosotros bourbon. I con cerveza, yo sólo sin hielo- fue apoderarnos del billar.

El billar es un juego donde no es necesario destacar para conseguir objetivos secundarios. Permite una serie de roces e insinuaciones en los mismos, con la excusa de “yo te enseño” donde los acercamientos están permitidos sin levantar excesivos recelos.

Por supuesto las parejas en el juego fueron las mismas que en el coche. La rusa accedió de mala gana y yo transigí… el morbo de lo que todavía no era ninguna relación le podía al sentimiento ¿celoso? de lo que pudiera ocurrir. Y en el peor de los casos.. las sofocantes curvas de la camarera del restaurante me movían a pensar que no terminarían las vacaciones en saco roto.

Perdimos tres partidas seguidas. Motivo por el cual I se mostraba pletórica en sus vehementes movimientos y Viktor se dejaba hacer. Además, me observaba con menosprecio a medida que se sucedían las tacadas de bolas partida a partida. Para nivelar el cariz que tomaban sus gestos me propuse herirle de la misma manera. Me concentré en la cuarta partida y en el culo de la rusa. Cada bola que metía en una tronera lo celebraba con una cada vez más atrevida palmada en el trasero de su compañera, hasta permitirme, mantener la misma, en su cintura baja mientras él jugaba su turno.

La rusa, permitía mis cada vez más descaradas caricias,-de alguna manera, se vengaba del vacío con que su marido la había tratado hasta ahora. Sin embargo, desde el principio comprendí que no tenía nada que hacer. Sólo me permitiría cabrear a su esposo. Esas cosas se saben. Con esa certeza, seguí provocando hasta que los momentos se volvían rudos para él, luego, bajaba velas. Me acercaba a la barra, pedía otra ronda, le reía las gracias a Viktor cuando era I quien metía bola, volvía al juego en serio, pedía un cambio de música al camarero -algo bailable que permitiera roce sin bronca- me largaba al wc (a empolvarme la nariz, cosa que me hacía revivir mientras él permanecía cada vez más borracho), volvía a tocarle el culo, en fin.. ya sabéis cómo se remontan partidas..

Tras ganar -nosotros- la cuarta y la quinta partida, decidimos un descanso de juego y nos trasladamos -los cuatro- a la barra.

De izquierda a derecha nos situamos Viktor, I, la rusa y yo. Un metro más a la derecha, -por el otro lado de la barra- el camarero, tras su equipo de música, me lanzó una mirada reprobadora.

– No quiero malos rollos aquí. -Siseó-

– Tranquilo. Soy del gremio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s