En el buffet.

Ante todo, se puede considerar voyeur no sólo al que, ávido, observa. Si no también.. al que escucha?

Hoy corté el césped del curre.

De entre las múltiples putadas de lo que “denominan” -versatilidad- -elasticidad- -disponibilidad- y un largo etc de mierdas de palabras acabadas en “idad”, me encuentro yo. Hace algo más de dos años (creo que ya lo he contado alguna vez) fuimos despedidos una cuarentena de trabajadores de la empresa en la que trabajo. La escusa.. La Crisis.

Vale, vale.. La Crisis afectó a miles y miles de personas en toda Europa. Pero cada cual cuenta su desdicha.. no?

Entonces ofertaron los puestos externos, personal de limpieza, mecánicos especializados y el personal de seguridad. Yo, como tenía experiencia en el tema Seguridad, metí la cabeza por ahí y me volvieron a contratar. Ojo.. si. Menos categoría. Fuera antigüedad. A tomar por … los trienios, etc, etc.. ya sabéis cómo va el cuento. No me quejé mucho, cincuentón y en la calle, en mitad de la Crisis? Me había tocado la Lotería.

Claro.. La fábrica se cuida sola. Alarmas.. Protocolos.. con ponerlos en marcha y vigilarlos -de lejos- y puedo ir haciendo mil cosas más. Entre ellas -otro día os cuento otras- los céspedes y jardines del recinto.

Tengo dos céspedes. Uno como veinte veces el comedor de mi casa y otro como dos campos y medio de fútbol. Estoy contentísimo. A las tres semanas de hacerme “Guarda” echaron al jardinero. No tengo corta-césped, alquilo uno cada vez que toca. Como soy “el chico para todo” nunca les viene bien que corte el césped en condiciones. Generalmente ésta labor se atrasa hasta encontrarme una sabana digna de pastar las cebras.

Hoy corté el césped.. -repito- luego, me fui a comer al Buffet.

– Como un cerdo te has puesto!!

– Chistt… hemos quedado que tu no hablabas hasta mañana. Que te ibas a dormir. Menudo moñas estás hecho!!

– …

– Chitón. No me cabrees!!

Lo dicho.. he ido a comer al Buffet. Lo que me he reído..

– Nos, nos hemos reído..

– No estabas durmiendo??

En la mesa de al lado se han puesto dos señoras a comer. Una de espaldas a mi, la otra frente a ella -y de rebote a mi-. Tendrían treinta y más. La de enfrente parecía más locuaz. Llevaba la voz cantante en la conversación. Buenas tetas. Sin apreciar -aun- lo de la Fuerza de la Gravedad.

– Pues la que estaba de espaldas, cuando se ha levantado.. casi me mata de un infarto. Llevaba unos vaqueros de esos de cintura baja que les levantan el culo y.. cuando se ha quedado de pie a mi lado me he quedado bloqueao mirando por entre sus muslos y su pubis. El pantalón se apretaba a sus carnes permitiendo la visión a través del mínimo puente formado.

– Que te calles y te vayas a dormir. Que vergüenza me has hecho pasar..

– Yo?? Perdona..!! Has sido tu quien ha vislumbrado a la camarera a través del puente que los vaqueros formaban.. casi te quedas bizco mirando a través de..

– Me lo vas a dejar contar o no?

– Vale. Me callo.

Al rato, se han puesto a hablar entre ellas. la locuaz le comentaba a la sexy:

– Mira Gloria, de verdad que estoy harta de mi marido. Se pasa el día tumbado en el sofá. Mirando deportes por tv y bebiendo cerveza. A veces -cuando cree que no le oigo-, hasta eructa.

– No puede ser. No puede ser. No puede ser.. No puede. No puede ser.. -le ha contestado la guapa, mientras yo ya rezaba para que volviera a levantarse y babear..-

-Te juro que no exagero.

– No puede ser que te hayas casado con mi marido.

Os juro que hasta he dejado de comer. Que risa!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s