Aversión televisiva.

Por fin ha llegado el momento de comprender qué me merece la pena ver de televisión.

Me parecen insalvables ninguna de las series maliciosas sobre distintas versiones de policías varios, todas ellas con sus intermedios asusta -viejas, con sus Compañías Aseguradoras, de Alarmas, Servicios de Protección, etc.. bombardeando sin parar durante los mismos. “Es curioso como mi esposa acapara la visualización de dichas series -para dormirse, dice- al tiempo que reniega de su ex-marido. Siempre me confiesa -cuando sale el tema y oportunidad-, que era un aspirante a policía, frustrado, que se dedicaba a no hacer nada en una empresa de seguridad.

A lo que iba… En este mundo de seriales televisivos, los únicos que me parecen dignos de seguir son los que emiten sin cortes publicitarios.

A la recurrente pregunta sobre si estaría de acuerdo en pagar por una televisión exenta de publicidad, mi respuesta es contundente: Si. Con un matiz… Todos los contenidos valen la pena? No se podría confeccionar una verdadera televisión de pago por Producto?

Dicho esto, me alucina no poner cara de haba cuando veo La teoría del Big Band. Me trago los anuncios -siempre los mismos- sin demasiada acritud.

Hace un par de días -es por esto que me he decidido a escribir estas líneas- he descubierto que el personaje Sheldon Cooper, comparte signo zodiacal con un servidor. Piscis.

Sin duda, esta extraña coincidencia, está influyendo en mi estado de ánimo.

Un comentario sobre “Aversión televisiva.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s