Sobre el poder de la sumisión.

Recuerdo..

Paulatinamente, cada x años, el recuerdo de una escena de la película “Historia de O”, una pseudo entrega sobre el sado-maso que hizo furor en los 80´s, impulsando -a mi juicio encasillando- a la actriz Corín Cleri en ese género, vuelve a mi memoria como el fantasma de algo comprendido, asimilado.. pero completamente inaceptable para mi forma de comprender la vida.

La escena en cuestión es la que se da cuando la protagonista se encuentra con uno de sus amos/carceleros/instructores en las enseñanzas masoquistas para doblegar la voluntad de la instruida, casualmente durante un paseo. El encuentro entre ellos denota el cariño que entre esas personas se había llegado a forjar a través de la dominación y el sexo.

Ante las insinuaciones “veladas” de él, ella le dice que espere. Ha de pedir permiso a su dueño/marido.

Le llama por teléfono. Le explica. El interlocutor tan sólo le pregunta si a ella le apetece? Ella contesta que si. Él le niega y la hace volver a casa de inmediato. Ella le dice al carcelero que no puede ser y se marcha hacia casa, donde sabe de antemano que será fustigada como castigo, que aceptará voluntariamente.

Ese poder!!

Esa sumisión aprendida, aceptada. Incluso convertida en orgullo para ella.

Posiblemente una de las situaciones que estando hábilmente relatadas en el film, despierta periódicamente sentimientos dolorosos en mi cerebro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s