I (15) La rumana

Recuerdo otra anécdota acaecida con I.

Cuando vivía en mi apartamento de soltero, al trabajar en el bar, no paraba mucho en casa. Además, como vivía de noche y dormía de día -como cualquier vampiro que se precie-, tenía una chica rumana que venía un par de horas un par de días a la semana a arreglar, limpiar, etc en casa. Tampoco había mucho que hacer.. pero dado el ritmo de vida que entonces yo llevaba, ya me parecía bien tener a alguien que pusiera freno al desastre..

Cuando conocí a I, era ella una hippie exponencial de “marcados” criterios. Y por consiguiente actuaba como tal en los mínimos detalles hasta exagerar. Recuerdo que cuando periódicamente venía a casa en vacaciones,-el primer año mantuvimos la relación con mil doscientos kms por medio durante un año-, le fastidiaba que yo emplease a la rumana (y me lo hacía sentir cada vez que surgía la ocasión), en algo parecido a un servicio de hogar.

Siempre que pudo, intentó que la chica se sintiera incómoda para intentar conseguir que no viniera. Era una actitud absurda. A ella le venía bien hacer esas pocas horas, a mi no me importaba pagárselas, aunque a menudo fuera limpiar sobre limpio haciendo inútil su trabajo.

Recuerdo una vez que ella estaba aun atareada por casa, I me cogió de la mano y me llevó desde el sofá donde mirábamos televisión, a la habitación, para follar. Si bien no me negué de plano, si que me pareció hacerle un feo a la rumana. Más que nada porque parecía una provocación ya que podíamos esperar unos pocos minutos más hasta que se fuera.

I montó en cólera cuando intenté explicarle que aquello parecía una chiquillada. Abrió la puerta -desnuda- y salió con alguna absurda excusa a buscar Dios sabe qué y exhibirse en el paseo por el pequeño apartamento. La escuche intercambiar algún saludo con la chica y volvió a la habitación. A los pocos minutos, a través de la puerta cerrada, se escuchó la voz de la rumana, me decía que ya había terminado y que se iba, que no me preocupara, que ya le pagaría el próximo día.

Aquella familiaridad también le molestó a I, volvió a recriminarme sobre lo de mantener a una trabajadora que no necesitaba. Me increpó sobre la afinidad que mantenía con ella. Le hice ver que andaba equivocada. Que sólo mantenía una actitud cordial entre trabajadores, -al fin y al cabo, yo hacía lo mismo en el bar-. Al final volvimos en silencio al sofá, desnudos como estábamos, cada cual en un rincón, con la mirada extraviada sin atender al televisor. Poco a poco la cordialidad volvió a unirnos y nos dispusimos a continuar el polvo en el sofá.

De la incomodidad del sofá pasamos al suelo y cuando ya estaba a punto de correrme, se las ingenió para arrastrarme hasta la alfombra. Allí se separó de mi en el último momento y abrazándome y clavando sus uñas en mi espalda con saña, me dijo al oído:

– Quiero que te corras sobre la alfombra. Seguro que la zorra de tu criada se pone cachonda el próximo día que te venga a limpiar.

Por supuesto me corrí en la alfombra. Me las ingenié para que la rumana no viniera durante el resto de las vacaciones en que I permaneció conmigo -gesto que pareció aplacar a la fiera- y no volvimos a hablar del asunto. Una vez que mi futura mujer concluyó sus vacaciones y se volvió a su ciudad, cogí la alfombra y la llevé a la tintorería. Tampoco era lo que se notaba.. pero como no se limpió durante los días que tardó en marcharse, -parecía evitar la limpieza como si de una marca de loba se tratara..- luego ya era tarde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s