Sobre la iglesia.

Durante una partida de póker, transcurría un diálogo entre dos filosóficos pistoleros de un western poco habitual…

– La iglesia está de parte de los que más sufren. -Apuntaba con determinación el párroco de un pueblucho mexicano, poco antes de asesinarle-.

– La iglesia está de parte de los que más tienen. -Le contestó un polvoriento y requemado labriego apoyado sobre su azadón, al que liquidé-.

Esto, que parece una perogrullada, me dio tanto que pensar que perdí el interés por la trama de la película.

En ambos casos, la afirmación sobre la Iglesia, me parece correcta. Los pistoleros, jactándose de sus actos, son los verdaderos protagonistas infames dando al traste con la premisa sugerida.

Que más da a quién sirve la Iglesia, si no puede ayudarles en realidad?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s