Sobre hijos y perros (1)

Se dan cuenta -realmente- nuestras mascotas de lo que hacemos por ellas? Les importa?

Obviamente, las respuestas a estas preguntas, son absurdas. Me parece absurdo tan siquiera plantearlo.. ahora bien:

Ahora que mis hijas ya son grandes y volaron del nido. Mis mascotas han pasado a tomar el “relevo” en la parte afectivo-dependiente.

En casa tenemos tres bichos. Una gata (Pelusa) -la auténtica reina de la casa- y dos perros. Lua y Kas.

Lua es/era la perra de la hija de mi esposa y Kas, el perro de mi hija. Nuestras hijas, a su vez, son de otras parejas anteriores. La de mi esposa con su anterior marido, la mía de mi primer matrimonio. Ninguna vive ya con nosotros. Ambas, por distintas razones, han delegado sus perros a nuestro cuidado. Éstos, al final, son como una prolongación de ellas en casa. Y como yo tengo más tiempo libre que mi pareja, pues se puede decir que los perros son míos. Ambos fueron recogidos de perreras. Lua es un cruce de perdiguero y cazador y Kas es un cruce de Malamute y Pastor Alemán.

Yo, egoísta de mi tiempo, nunca tuve ganas -ni interés- por tener mascotas dependientes. Hago esta distinción porque, como es sabido, los gatos permiten más libertad. Son limpios, autónomos.. con tener su arena en un cajón, agua y comida, puedes largarte una semana y ni se inmutan.

Volviendo a las mascotas dependientes… Crearme las obligaciones de tenerlos que sacar mínimo tres veces al día llueva o haga sol, y rendirles unas horas de mi tiempo diario, nunca me cautivó lo suficiente. Cuando la hija de mi mujer “convenció” a su madre para traer a Lua a casa, yo me puse de culo. Argumenté -como poco después se confirmaría- que todos los parabienes que la niña contemplaba, no eran más que brindis al sol y que al final el que tendría que cargar con el chucho sería yo. Por supuesto la perra se quedó. A lo largo de los años el asunto nos causó más de una bronca, algunos gritos y alguna lágrima ocasional. Con los años fui bajando velas en pos de la convivencia, pero siempre nos miramos -con la perra- con un desprecio mutuo.

Años después, apareció Kas. Al que si bien en principio no llevé a casa… -la escusa fue llevarlo como “perro guardián” a la fábrica donde yo presto servicios de vigilancia y control- …a la vuelta de unos meses, tras verlo sufrir con el calor, decidí llevármelo a casa. Esta acción acabó por desbordar el vaso de la paciencia y comprensión de mi esposa, que vió en la maniobra una estratagema para meter al perro en casa. Dado que yo había argumentado una y mil veces que un perro no debía vivir en un piso, menos aun podríamos hacerlo con dos. Además me sacó a colación todas las broncas anteriores, cada uno de los gritos y la frustración y lágrimas que ella y su hija habían sufrido en el pasado. Yo, adquiriendo una prematura “senilitud anticipada” acompañada de sentimientos de culpa y una doble moral mezquina me hice fuerte en la idea de que si anteriormente había tragado con la perra y, dado que la situación* requería fórmulas especiales, me debían el poderme quedar con el perro. Y Kas se quedó.

* Mientras que la adopción de Lua fue un “capricho”, la de Kas se fraguó porque el perro sufre un desgaste en una de sus caderas, y dado que mi hija vivía en un quinto sin ascensor, sacarlo mínimamente para sus necesidades era un drama continuo..

Hechas estas aclaraciones, vuelvo al principio. Se dan cuente nuestras mascotas de los que hacemos por ellas? Podrían “comprender” el sacrificio que comportan nuestros cambios de horarios, o las obligaciones que conlleva tenerlos? No podemos olvidar los gastos…

Por otra parte, les obligamos a nuestras rutinas, a nuestros caprichos, a nuestros cambios de humor. Siempre han de estar preparados para salir cuando se nos antoje. -Yo tengo horario cambiantes de trabajo que les afectan en su tiempo de sueño y descanso- Muchas veces me planteo si tal o cual día, tal vez no tengan ganas de salir. Si hace frio. Si llueve.. Tal vez les duela la cabeza? Les gusta toda la música que pongo? Les gusta vivir juntos?

Un comentario sobre “Sobre hijos y perros (1)

  1. El caso de las mascotas “impuestas” debe ser difícil de manejar. Creo que debe ser una cuestión muy meditada, en la que todos los miembros de la familia estén de acuerdo y tener muy presente que es una responsabilidad por muchos años. Yo tengo una gata y ya es bastante responsabilidad no quiero ni imaginarme si encima tuviera dos perros!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s