Sobre la inutilidad de saberse uno mismo.

Hace un par de noches, en un programa de radio escuché sobre un suceso que me dio mucho que pensar.

Un anciano había ido a una comisaría a denunciar la pérdida de un billetero con su documentación. Había dado sus datos y ante la imposibilidad de “encontrarle” en el sistema informático y dado que mostraba indicios de desorientación, lo habían “retenido” hasta conseguir ponerse en contacto con la familia.

Resultó que el individuo padecía de Alzheimer y un alto grado de Demencia Senil.

Perdí el interés en el programa tras enfrascarme en mis propias cons-paranoias.

Cómo podemos estar seguros de quienes somos, si quienes decimos ser, en realidad, igual, no existimos?

Cómo puedo estar seguro al ciento por ciento de que yo soy yo?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s