Sobre la lluvia.

Ante ayer llovió. Con ganas. -Menos mal, menudo veranito de olas de calor-.

Por fin un tormentón de tarde de verano. De esos que te pillan de paseo con los canes y nos obliga a resguardarnos bajo un balcón, o en una portería ajena..

Observando en el suelo, como rebotan las gotas unas con otras, chocando sus volutas como puntillas de huevos fritos..

A los pocos minutos, ya cansado de permanecer de pie, los perros tumbados, -sin comprender la parada- mojándose mínimamente.. caigo en la cuenta de comparar con nostalgia de cómo antes -en los años de mi juventud- las lluvias igual duraban cuatro días. La ropa no se secaba. La humedad se instalaba en los riñones. Los coches se clavaban en barrizales de aceras mal asfaltadas..

Será esto el producto del Cambio Climático? Tal vez la dispersión geográfica en la que me encuentro con respecto de mi infancia?

Seguro, sin duda, la nostalgia nos permite amables recuerdos.

Veinte minutos estuve hasta que conseguí salir. Veinte minutos de introspección obligada. Una fascinante tarde de domingo.

Y además.. refrescó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s