La paga.

Siempre acontece un momento en la despedida entre un padre y un hijo en la que el primero echa la mano al bolsillo, saca unos billetes y se los entrega.

Este gesto, que puede variar en el momento, la situación, la privacidad, etc.. encierra un gesto en si mismo tan protector, tan..

No se, ni puedo explicarlo mejor, -pero toma-.
Y el padre, tal vez sin palabras, puede ahogar las lagrimas con un:
– Es importante, cogelo.

Da igual si es mucho o poco.
Da igual si lo necesita o no.
Da igual si el gesto es en privado o público.
Da igual si el viaje es largo, lejano, tardío, despedida

En el último momento, es un gesto que conmueve.

Luego, se gastará en pizza, zapatos o lo guardará en un bolsillo interior durante décadas.
Con los años, el gesto, lo repetiremos. Sobrinos, nietos..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s