Huérfanos de la sabiduría?

Escuchaba el otro día sobre un pastor. También sobre la desaparición del pastoreo como oficio.

Me pareció lógica la desaparición del oficio. La globalización -mal que nos pese- es lo que es…

No así en poblaciones pequeñas, en pueblos de montaña, pero en líneas generales el caudal mínimo no mueve molino.

Conforme avanzaba la entrevista, me quedaba embelesado con las palabras del entrevistado. Palabras sencillas. Frases breves. Pausadas. Sin embargo, llenas de significado.

La entrevistadora -hábil- cambió el tercio.

  • Antes los abuelos de los pueblos, en general -no sólo los dedicados al pastoreo- predecían el tiempo.

Y el pastor se deleitaba en su conversación tranquila, explicando sobre lo repetitivo de sus paseos, la contemplación del cielo, del paisaje, día tras día, mes tras mes, toda la vida.

Pues claro! Cómo no va a saber tras la madurez de la observación de las cosechas tardías. O de la exasperante falta de lluvias. O la fatal persistencia de nieves perpetuas.

Y de repente la entrevistadora -amable, casi susurrando-, concluye:

  • Sin embargo “no les hemos escuchado”.

Esta ultima frase me hizo sentir un escalofrío.

No hemos aprendido tantas y tantas enseñanzas por no escuchar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s