Recordando a Kafka.

Con todo lo sombrío que fue el legado literario de Kafka -todos comprendemos que la adjetivación de su apellido se ha implantado como tal-, y sin embargo mientras permaneció postrado en su lecho de muerte (murio de tuberculósis) tenía geniales momentos de dulzura con frases tipo:

– No me traigáis flores de tallos largos, pues al ser expuestas en el jarrón se comban y el filo del cristal acelera que se marchiten al cortarlos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s