El Secreto de la Modelo Extraviada (Eduardo Mendoza)

EL SECRETO DE LA MODELO EXTRAVIADA (Eduardo Mendoza)

Hace poco más de medio año, escuché una entrevista radiada…

(Hago incapié en “radiada”, -porque es importante para mi- resaltar que la gran cantidad de sucesos que alientan mi día a día, vienen de la mano de la radio. La tv… es “eso” que ¿entretiene? pero no culturiza, no sé si me explico?)

… Bien, en la entrevista, un tal Eduardo Mendoza (autor desconocido para mi hasta ese momento) a pesar de haber conseguido importantes premios (El Planeta), entre otros.., hacía gala de su quinta novela. Explicaba, que no se prodigaba en escribir (como hacen otros), que había escrito cinco novelas sobre el investigador anónimo, más o menos enraizadas entre ellas, geográfícamente en su/mi Barcelona natal, temática, personajes, evolución de los mismos..

Pero que tardaba entre diez y quince años en escribir cada una.

Aquello me subyugó.

Por qué un escritor -de cierto reconocimiento- no quería explotar el filón?

A mi me gusta escribir. Ojalá lo hiciera bien como para que me leyera más gente. Por qué un tipo no hace más por lo que gana pasta?

Me interesé por él. Comprendí que su biografía y obra iban más allá de escribir buenas novelas.

Lo compré.

Como tengo una hermana -devoradora de libros- a la que me tocaba regalar en el “Amigo invisible” de la próxima Navidad, y eso era un regalo recurrente… Pensé para mí que igual (pardillo de mi) me daba tiempo a leerlo antes de regalárselo.

– Pero, mira que eres roñoso!

– Calla cabrón. Creo que la idea fue de tu hemisferio.

– Esas cosas, uno las piensa sin querer. No con esa intención. No le escuches Nena. Te lo compramos con todo el cariño del mundo!

-Lo has leído, por cierto-?

– Calla. Ve a currar por ahí.

– Ve tu. Estoy escribiendo yo.

Bueno. El caso es que se quedó en el montón de los libros en espera… Llegó Navidad, como me dio mal rollo lo de la idea anterior, compré también una bufanda, preciosa. Envolví el libro con ella. Luego, un paquete mono y quedé como dios. Dos regalos en lugar de uno.

Dos meses después lo busqué en la biblioteca pública. No lo tenían. Me lo encontraron en otro pueblo. lo solicité. Lo trajeron. Comencé a leerlo. Guapo. Muy guapo. De lectura fácil y amena. El protagonista es una mezcla de paria y resolutivo personaje que de manara su-realista interviene/resuelve un crimen.

Como ando en una etapa … gandula (tengo varios libros (recomendados) empezados y atascados. He decidido devolverlo sin acabar de leerlo.

Hasta hace bien poco pensaba que las cosas que hacía merecían ser terminadas. Un libro. Un escrito. Colgar un cuadro en la pared…

A veces, la falta de ganas, la pérdida del entusiasmo inicial, me encauzaban en una somnolienta catarsis que me producía mal rollo. Desde hace unas semanas he decidido imprimir un poco de resolución a lo que sea que me proponga.

Que me aburre un libro? A tomar por culo!! Sin sentimientos de frustración.

Tal vez, en un futuro, le de otra oportunidad y lo lea.

Ya me contarás Nusky , si valió la pena?

En cualquier caso, agradecer al autor -Eduardo Mendoza- un breve diálogo de una de las páginas del libro. El mismo (el diálogo) es el que me ha permitido, no se bien bajo qué mecanismo, dar este productivo paso. Luego, -al final- os ofrezco la página que me ha hecho abrir los ojos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s