Bandera republicana. (despellejando en Redes)

Es triste, e inhumano, darse cuenta de que muchas veces solo relacionamos a las personas que nos aprecian, a las que nos quieren de una u otra manera, con el instante que muestra la fotografía de su “nick” (esa pequeña viñeta que lo identifica como amigo tuyo en Redes)

Un ejemplo: bandera republicana, y cada vez que esa persona, -cercana o no-, aprieta el -me gusta- o comenta algo… Lo primero que nos llega, es el instante repetitivo que muestra esa bandera republicana (en este caso)

Ya no somos capaces de recordar cuantos años hace que no los vemos, o si tal vez cambió el color de su cabello, tal vez enviudó? O simplemente esté pasando una mala/buena racha.

Tan solo aparece la banderita tricolor. Y nuestro psique hace un automático ejercicio para recordarnos de quién se trata. Muchas veces confundiéndonos en el atino. Como además todos acostumbramos a ejercer nuestro mínimo narcisismo y colgamos la foto en que mejor nos vemos, o pretendemos ser recordados… La imagen retenida hasta la saciedad por la retina de quien nos lee, queda empachada por una melaza vomitiva.

Un ejemplo:

  • Ya está otra vez aquí el de la bandera republicana. Joder!

Este gesto de primera repulsa hacia el susodicho de turno (cuyo único delito, -pobre-, ha sido apreciar con un “me gusta” lo que previamente hemos escrito), nos hace ser cada vez más crueles con nuestra indiferencia hacia ellos.

El día que pongan los mensajes de voz en Facebook, como los de Whatssap, esto se les va a la mierda.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s