Crítica social.

Los sábados a estas horas acostumbro a estar en el puesto de guardia, sin embargo, -y aun a pesar de lo que parece habitual-, las cosas mejoran.

Vamos!! Que en la fábrica están haciendo horas extras como locos. Dos turnos completos en festivo. Sólo tendré que ir a cerrar a las 22:00h. Puta  madre!! Como tengo horas de más…

En fin, he salido de paseo con mis canes en sábado. Miro a mi alrededor y percibo lo inusual de un día de fiesta. Los supermercados llenos. Las terrazas a rebosar. Los vestidos coloridos contrastando con las pieles rojas como langostas hervidas. Alguna teta suelta (y) libre de encorsetados agobios. ¡Sandalias con calcetines…! -Esto último pensaba que era ya tan sólo una leyenda urbana, pero parece que perdura en el tiempo.. (igual con el Brexit dejamos de…)-.

Al llegar de nuevo al barrio nos hemos topado con otra frecuente realidad.

Otra vecina preñada otra vez acarreando vástagos mientras su marido echa currículos por los bares.

Pero, es que no vamos a aprender nunca?

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s