La dureza de una conversación íntima.

Recuerdo una conversación entre… “mi ego” y “su ego”, durante el tiempo justo en que transcurrió el ACTO.

La pareja de egos parecían decirse:

Ella decía:

  • Qué duro estás.

Él contestaba:

  • Qué blanda eres.

Diez minutos después, la conversación cambiaba de rumbo.

Ella decía:

  • Qué blando estás…
  • Que dura eres!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s