Régimen, en otoño.

​Y, cuando consigo arrancarme de la mesa del ordenador, tengo dos opciones; la cocina o el comedor.

Una engorda y la otra más. Por lo menos en el ordenador no como.

(hasta los envoltorios de caramelos huyen)

Y las manos rebuscan por los cajones..

Sentado, meciéndome frente a la pantalla.

… algún caramelo olvidado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s