Sobre mis canes. Libertad?

A veces veo a mis perros con ojos distintos.
Es entonces cuando lo asocio a la mala vida que les doy.
Quién soy yo para permitirles vivir recostados la mayor parte del día en su sofá?
No serían más felices -seguramente con vida más corta- si la vivieran al trote libre por los campos?
Que puta manía, la del hombre, de amaestrar en su beneficio

6 comentarios sobre “Sobre mis canes. Libertad?

    1. Cierto. Con las personas igual.
      Sin embargo, ellas tienen la opción de elegir.

      Yo tengo un macho husky y una perrita de caza.

      A veces, cuando desde el sillón (intentando ver tv o echar la siesta) les veo adormilados en su colchoneta o en su defecto, jugueteando como dos críos pequeños a los que he de separar con una voz de alerta (porque con su algarabía molestan a la plácida siesta), me quedo pensando lo que apuntaba:

      – Quién soy yo para haberlos arrancado de su hábitat? No estarían más felices corriendo en campo abierto tras tal o cual conejo buscándose la vida?

      Desde luego comprendo que tras conocer “la vida boba” que se les brinda en casa, ninguno (por iniciativa) se volvería a las penurias del rigor del invierno.
      Pero…

      Le gusta a 2 personas

      1. Todos tenemos que renunciar a cosas cuando nos ofrecen amor, calor, comodidad, cariño. Y si, elegimos, y renunciamos a la libertad.
        Los animales que tenemos, quizás también eligen, si se sienten bien. Hay algunos que se escapan, y pensamos que se han perdido, quizás simplemente decidieron irse.

        Le gusta a 1 persona

        1. Una vez, un “jefe” mío (conducía siempre como un frenético arrogante), se saltó un STOP al cruzar una carretera general.
          El carril de sentido derecho lo salvó. En el segundo, en dirección contraria, se topó con el culo de otro vehículo. Perdió el control, dio varias vueltas de campana y, por suerte -no merecida-, salió ileso (el contrario también).
          En el maletero llevaba un perro.
          Cuando abrió el capó -nos contó-, ambos se miraron un momento y el can salió corriendo y nunca más volvió.

          Supongo que comprendió perfectamente lo ocurrido sin verlo.

          Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s