Una de hacer deporte!!

¿Buenos? días otra vez…
hace una semana, -tras cagar-, pesaba 105,6 kg.
(un kilo doscientos gramos menos que el día anterior… subidón, subidón)
Y, sin correr ni nada.
Así y todo, me planteo empezar el día con mi recién inaugurada tendencia suicida en pro del ejercicio y la vida sana.
Ayer cené con un poco más seny (que decimos los catalanes)
Sin polvorones.
Sin diclofenaco.
Sin mucho interés me calcé los espaguetis sobrantes del medio día, con la mirada absorta en cómo dormía mi mujer en el sofá (mucho más interesante que el Especial Elecciones USA que se disputaban las tv·s del país)
Tras cenar, me dediqué a revisar los casi trescientos wassaps que mi family había cruzado a lo largo de la tarde..
Y, me volví a despertar a las dos de la mañana con la meta semiconseguida (ayer eran las tres y media cuando Morfeo me devolvió a la vida..),
me fuí a dormir.
A las ocho más menos he comenzado mi andadura..
Pantalón corto, noviembre y los seis grados en la calle me devolvían a la realidad de qué tal vez empiece a comprender por qué los deportistas se depilan las piernas, oye..!!
He conseguido correr hasta el contenedor de la basura con los pelos de las piernas como escarpias.
(sin comentarios)
Ya sentía la comezón del flato (casi me ha gustado el recuerdo), cuando colocaba la bolsa de los envases en el contenedor amarillo.
Y con más pena que gloria, he comenzado a dar zancadas más o menos sincronizadas mientras tarareaba los acordes aquellos del ta tá. tatatá, tatatá ta..
ta tá. tatatá, tatatá ta.. de la tercera entrega de Rocky, la de los “eyes of the tiger” o algo así… o de cuando Sly subía por las escaleras aquellas de Philadelfia.
No se lo que habré corrido, tropezado.. pero he conseguido volver a casa (que no es poco para el primer día)
A favor:
– No me siento mal.
– Aprovecho para afeitarme tras la ducha.
– Y, no se me ocurre nada más de positivo por el momento.
En contra:
– Tengo más hambre que el perro del afilador, que se comía las chispas para pillar algo caliente.
– Correr con el lastre de la perra, ya dije ayer que era como pasear con un ladrillo. El husky, cuando me vio con el calzón corto ni se movió de la colchoneta..
– Tengo unas agujetas, que si no me echan del curre.. Tendré que pedir la cuenta.
Moral alta.
(si mi primo dijo que todos llevamos un athleta.. seguiré buscandolo en mi interior)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s