Problemas vecinales de Navidad.

Hoy me han detenido por la calle. Bueno, al salir de casa.
 (Hacía tropecientos años que no me cacheaban.. Casi me pongo a llorar de la emoción)
Los Mossos (nuestra policía autonómica), se me acercan, me piden la documentación, me meten en la lechera y pa comisaría.
– A las dos, tengo que poner en marcha los hornos. -Aun me he atrevido a decir, no sin cierta condescendencia-, Dese prisa. -apunto-.
 … Le digo al caporal y mientras el cabo sonríe y le da un codazo a su compañero ante tal afirmación, le aclaro que para las fechas en que andamos, no vaya a ser que por su culpa, me dejen sin los turrones de la cesta!
– Ah.. Perdone.
 (encima me tratan de Vd, tócate los cojones)
– Pues mire, le hemos traído, porque tenemos una denuncia contra Vd. Resulta que tiene un vecino que nos ha llamado porque dice que se parece Vd a un atracador que estamos buscando y ya sabe cómo se pone la gente en Navidad con lo de seguridad ciudadana.
<< me dice el caporal con mucha educación>>
 – Bueno, pues Vds me dirán cómo puedo colaborar..??
Se ponen a darle a la tecla del ordenador y al cabo de tres cuartos de hora salen -entre risas y disculpas-, a explicarme que el denunciante se ha confundido, porque me parezco a un actor de tv que le ha robado el felpudo a su mujer.
Me despiden con un Feliz Navidad y vuelvo a casa con la “alegría” de parecerme a un famosillo.
Tras este episodio, que sin duda cambiará el ritmo de las conversaciones familiares en el próximo -aunque no tan deseado-, encuentro navideño, medito mentalmente una retahíla de conjeturas (entre posibles preguntas y respuestas), para ya tener entrenadas las contestaciones para los próximos meses:
Espero no te despiertes convertido en un insecto. -Seguro me aconsejará Emilio (muy dado a leer La Metamorfosis de Kafka cada Navidad-.
Jajajajajajajajajajaja, alucinante aun me estoy descojonando, que nos cacheen a nuestra edad, casi es un piropo jajajajajajajajajajaja. (Seguro será la reacción de Luis, con su convulsiva risa floja, herencia de décadas de fumar maría)
– Monxito…  Déjate bigote para que nadie te reconozca y así no tener problemas con los Mossosss¡¡¡¡¡ (Me aconsejaría Juan, que hace un par de años que no me ve y no sabe que vuelvo a portar el bigote de alambre)
– Para una vez que no llevabas yerba… Que decepción. (Apuntaría mi hermana pequeña, siempre tan amable…)
– La hija de mi esposa. (Fiel a su determinante carácter) , Me comentaría algo parecido a:  Jejjjejjjeje joer… Tu xk t tomas todo kon muxa filosofía… A mi no m haria tanta gracia seguro, k forma + tonta de hacerte perder el tiempo grrrrr .
A la que habría contestado con idéntica sorna:
– Y qué os habría contado después… Que seguía tan ricamente en el sofá de casa, comiendo bollos y viendo tele5..??
Pues menuda emoción..!!

– Mi primo (el médico, siempre cordial), no habría perdido la oportunidad para, llevando el episodio a lo suculento, rematar:

Primo!!!!! Pero a quien te pareces???? Al Clooney?? Al Brad Pitt? A Santiago Segura?…

– Sin las rástas, al pescadero de: “Aquí no hay quien viva”. Me dijo el madero y por eso se reían.
Un cuñao, abogado, (dice él que lo es), siempre puntilloso, horadaría en la herida con un:  – El pescadero es de “La que se avecina…” Pero no te pareces a él… Él es más guapo.
Al que sin duda daría réplica en su estilo:
– Gracias abogado. Pensé en ti no creas. Recordé los tiempos de los Grises, cuando, para hacer la declaración, te hacían “chupar” la máquina de escribir..
(Pero cuando vi el teclado, con el mouse óptico, me di cuenta de que las torturas a que me podían someter, tan sólo me darían risa). Por cierto, gracias por chafarme la ilusión literaria.
Bueno socio, me marcho a pasear por los montes asturianos, que tengas un buen día (apuntará Luis -levantándose de la mesa en mitad de la cena)
 ¿Qué ilusión literaria? -El abogado. Tras apurar de un trago la copa de Rioja que su suegra ha tenido a bien comprar “para él”, no vaya a ser que le devuelva a su hija.
Gregorio Samsa. (apuntaría Emilio, con tono místico)
–  Eres bueno, cabrón. 
No recordaba ya La Metamorfosis.
No temas.. Mi padre ya murió hace años y mi deuda de cinco años hace ya, que fue saldada.
Hermana violinista tampoco tengo.
Aunque si una que canta y que curiosamente hace años te miraba con buenos ojos (sería la edad de la inocencia),
Gracias por hacerme recordar amigo. (Le contesto a Emilio, en afectuoso brindis metafísico alzando la copa para brindar con la lámpara de techo)
Que güay que te paren con nuestra edad. Yo alguna vez he hecho como Fernando Alonso; dar vueltas a una rotonda cuando veo a los Mossos, para ver si me paran para hacerme soplar. Por supuesto, previamente no he bebido nada o casi nada. (mi cuñado -el guiri-, siempre pretendiendo encender una chispa, sin comprender el sentido del humor de nuestra familia)
– Ya ves Morgan, estamos faltos de emociones.
De jóvenes nos cogía el canguelo, pero ahora nos da la risa. Por cierto, ¿Quién es Gregorio Samsa?
– Es el protagonista de La Metamorfosis. Una obra de Frank Kafka.
La leí hace muchos años y ha tenido que ser este monstruo quien me la recuerde.
ignoraba esta faceta de Emilio. Cosa que me ha hecho mucha ilusión. Hace tanto que falleció ya.
Con la madurez va a resultar que no éramos tan “kafres” como parecíamos.
– Morgan, un abrazo, menos mal que no preguntaste en qué equipo juega, jejeje. (la voz de Emilio parece venir directamente de la bombilla de bajo consumo…)
Es que yo soy de ciencias, Emilio. Más que de letras. De hecho estudié biología, y no COMO OTROSSSSS!!! ja,ja,ja; (Contesta Morgan -retórico-, en alusión al olor a marihuana que parece flotar en el ambiente)
Intentando recobrar el pulso de la conversación que mis idas y venidas siguen dando vueltas dentro de mi cabeza, consigo rematar la conversación con un:
– Pues también tenéis razón.
Estaba pensando cómo enfocar lo del amigo invisible? Para los regalos de Nochebuena (sólo de pensarlo se me saltan las lágrimas), cuando he recordado que … (mi esposa), ayer me “recordó” que habría que limpiar los cristales antes de Navidad.
Supongo que es una alternativa distraída para un sabadete por la mañana…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s