Placeres ocultos: Molestar a la gata.

Uno de mis placeres ocultos más desarrollados consiste en molestar a mi gata.

– Tráeme el mando de la tele.. Que llevas todo el día durmiendo.


Y, se me queda mirando.
(como si no fuera la cosa con ella)

Que paciencia…
El otro día, le dije:


– Cuando acabes de comer, me traes una cerveza de la cocina. Por favor.


Y, cómo si me hubiese entendido, dejó de comer para subirse al regazo a clavarme las uñas en las rodillas.
Un encanto.

 

Un comentario sobre “Placeres ocultos: Molestar a la gata.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s