56 inviernos

La felicidad debe de ser el estado de ánimo medio que nos indica, cual balanza diaria, el nivel de satisfacción que percibimos en el día a día.
Como cada cual tenemos puntos de vista distintos sobre qué nos parece indispensable, es muy complicado establecer parámetros que indiquen muestras de felicidad.
Luego, ante la pregunta típica, eres feliz??
El abanico de posibilidades diarias.. Nos hace tener que barajar respuestas, que al no ser inmediatas, hacen presuponer sobre la infelicidad.

Encima, la mayoría de las inquietudes que nos producen estados de felicidad o de infelicidad, no se pueden contar, para no agravar, ni tan siquiera con los implicados. Vivimos una mentira perpetua que, a la larga es lo que produce nuestra infelicidad.

Ejemplos: je, je… si os cuento tan sólo uno, se forma un Cristo tal que la puta balanza de la felicidad se decantaría hacia la infelicidad por tiempo harto razonable.

En fin… Hoy cumplo 56 años, y estaba elucubrando sobre cómo voy a afrontar el día antes de salir de la cama. Ojalá pueda dormir más rato..

 

2 comentarios sobre “56 inviernos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s