Los años ponen en sitio y lugar.

También es curioso que a partir de cierta edad, deja de importar lo que de jóvenes era indispensable.

Dormir mucho, dormir mal.

Ver cine…

El goteo de un grifo, el conjuntar sujetador y braga.
Hablar con los hijos, con los padres.
Observar a las hormigas llevarse nuestra comida…  

Dejar de confundir fidelidad con lealtad. (Tras entenderlo a palos)

El sexo.
Engordar.
Soñar despierto…
¡El alcohol! La verdura.
El qué dirán. (esto último siempre me importó un carajo)

Te libras de unas, adquieres nuevas. Las manias son cómo trenes de mercancías, van y vienen…

5 comentarios sobre “Los años ponen en sitio y lugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s