Un nuevo año, una nueva pesadilla.

13413041_10206103114512482_8609247092663994163_n[1]

UN NUEVO AÑO, UNA NUEVA PESADILLA.

Lejos de pretender cambiar (o eliminar) vestigios de fiestas populares, me gustaría romper una lanza sobre la hipocresía que a todos parece embargar cuando llega la festividad de San Juan.
Si bien parece, -durante todo el año-, todxs somos pro-animalístas. Todxs nos hacemos eco del maltrato animal (en todas sus variopintas acepciones), para golpearnos en el pecho con indignación por los diversos agravios que sufren animales que ni nos va ni nos viene (la mayoría continuamos siendo carnívoros que compramos las ofertas del supermercado masificado), parece que cuando llega la festividad de San Juan, un velo rancio cubre nuestros ojos -a la par que nuestras conciencias-, y salimos a tirar petardos sin control ninguno. Sin recordar que nuestras muchas mascotas permanecen atemorizadas bajo el mismo lecho al cual, tarde o temprano, volveremos a descansar con el olor a pólvora culpable en nuestras ropas.

Lo dicho: Un poco de “Por Favor”.

A veces, (cuando cierro los ojos), no veo nada.

A veces, cuando cierro los ojos, no veo nada.
(me voy a almorzar, me llevaré los perros no vaya a ser que no sepa volver)

Estas breves frases, dieron para una conversación entre hermanos:

Hermana 3: Nene!!!

Hermana 3: El día 17 tenemos concierto de tarde a las 7. Podrás venir? siiii. Domingo. Kiero k vengas!!!

Hermana 3: Por cierto… A mi m pasa igual.

Hermana 1: Mientras sea así… Empieza a preocuparte cuando veas cosas al cerrar los ojos.

Hermana 2: Jajajajaja!!!!
Cada día estamos peor, ehhhh???

Hermana 3:  Ya te digo!

Reflexionando… : Perras. Ya he vuelto. Teníais que haber visto qué gente hay por ahí…??
– Se acercan dos coches. En uno se lee DIVING..no se qué. El otro arrastra una moto de agua.
(no os he contado nunca que junto con Pedro estuve a punto de comprar una Bombardier 500cc en Las Negras?) Hasta nos la fuimos a mirar. Medio kilo a medias. Como iba de prepotente la hubiera cogido sin más. La alquilaría, etc, etc.. (luego pensé que para eso había que madrugar..) Pedro también curraba la noche.. nos hicimos unos Jack´s y a tomar por culo la historia.. El que nos la vendía era aquel mamarracho de Iván. El hijo de los del Cerro, mi bar.
A ver.. que me despisto.
… Aparcan. Salen dos bígaros, de esos que caminan con los pantalones asomando media raja. Las manos ocupadas en llaveros e IPod.
(mejor dicho IPod y llaveros, porque ambos llevan de esos manojos de llaves con flotadores mini colgando..)
Yo curré en un puerto Deportivo, ya sabéis.., en mantenimiento. La única vez que se me cayó algo al agua.. fui yo mismo, una vez que un incompetente que aspiraba a Contramaestre abordó un velero que estaba abarlobado por estribor.. ante un inminente temporal que anunciaron un invierno.
Se les oye “platicar” entre ellos..
– A mi pídeme media con limón.
– Ok. Pero paga tu cuando salgas del tigre.
– No jodas..!! Otra vez??

Y.. aquí me entran ganas de potar. O de zurrarles. O insultarles sin más.
Total.. dudo que me entiendan..

No les he pegado (pero mientras escribo esto, escucho por Radio a la Merkel), y ganas me dan de volver a .. tomarme un café.
(por si los veo..)

Pues si es vd el sheriff, asegúrese de darles sepultura..
Así me siento viendo a los pantalones cagaos..
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded…
(también puede que influya que en un programa esté escuchando al Rey decir aquello de: … he decidido abdicar…)

Hermana dos:  Déjalos que vayan y hablen como quieran!!!!
Tiene que haber de todo!!!

Reflexionando:   Igual han cambiado las directrices generacionales, pero lo de “la mano dura” cada vez tiene más sentido cuando miro a mi alrededor.
Muchos de los que sufrimos palos cuando lo de la Libertad de Expresión, allá a finales de los setenta, miramos con acritud en para qué ha servido dicha Libertad.
Si que es cierto que este país estaba anclado en el pasado, tras una Dictadura larga y casposa, bien es cierto que tampoco nuestra idiosincrasia como pueblo permitía cambios que no tuvieran como prioridad la picardía de hacerse ricos con mínimo esfuerzo, pero en líneas generales no me gusta lo que veo a mi alrededor.
Es difícil que la próxima generación sea mejor si los valores que ve en sus progenitores están tan prostituídos.

Entendéis ahora cuando digo:
– A veces cuando cierro los ojos, no veo nada?

En mis sueños no era así. Hubo un tiempo en que cuando cerrabas los ojos, podías soñar.