Iñiguez.

Ayer recordé a Iñíguez.

Iñíguez debía ser dos años mayor que nosotros, no iba al mismo colegio.

Él nos enseñaba a cruzar por la bóbila de Les Corts.

Como raudos ratones, cruzábamos gritando por entre los pale´s de ladrillos fraguando al sol.

El juego consistía en conseguir romper el mayor número de ladrillos sin que nos vieran.

Hacíamos así con los dedos índices (en gesto ven aquí), en cuantos más mejor esquinas de ladrillos.. Consiguiendo ante la mínima presión que la húmeda pasta saltase.

Era como los cristales de la ventana del primo de Juan Manuel. Estaban allí para romperlos a pedradas. Todos. Los de aquella granja vieja.

Y,  es que la infancia hay que vivirla.

9 comentarios sobre “Iñiguez.

            1. Si. Supongo que en el interior como más castizamente, sin entrar en exabruptos. En la costa somos más dados a desvirtuar el idioma. (La continua mezcla de tribus, ya sabes)
              En cualquier caso, “vete a la porra”, me parece (pareció el otro día en que te pinché sin tregua), la más divertida (incluso infantil) salida de tono por tu parte, siempre extremadamente educada.

              Me gusta

                1. Ya.
                  Pero aun que pretendas dártelas de malota, la verdad es que en un blog ¿erótico?, cuando te envían “a la porra”, como que pone un poco.
                  Siempre serás mi niña pijilla..

                  Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s