Conversaciones de taverna.

Mientras -por fin-, tenemos una apacible tarde de agosto con diecinueve grados a las ocho de la tarde, leo lo último de Zafón, degusto una cerveza y media docena de croquetas de ceps, no puedo dejar de escuchar conversaciones ajenas.

-Veis! Está nublado. Para eso hemos venido a la Costa Brava?

La acompañante del hirsuto turista centralizador, aplicación en mano, le contesta con estentórea vehemencia:

  • En Colmenar luce el sol y tenemos veintiocho grados…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s