Una pompa de jabón

Hoy, por fin tras este caluroso estío, llueve.

Una lluvia fina, imprecisa, como sin ganas, ha comenzado a caer.

No he querido perderme el ansiado acontecimiento y me he asomado por la ventana, permaneciendo un buen rato apoyado en el alfeizar, observando. Cuando comenzaba a sentir el hormigueo en los codos doloridos, una pompa de jabón ha salido de un balcón.

Una esbelta y hermosa esfera de apenas siete centímetros de circunferencia pugnando por evitar las gotas que parecía, pretendían abortar su efímero viaje.

Me ha parecido tan agradable como bella. Los tonos arcoiriscencos de su envoltorio liviano brillando por la reflexión de los mínimos rayos de luz solar.

Tras sortear cinco, tal vez siete metros, ha eclosionado dejando un efímero instante de felicidad ajena.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s