Un carro en mi ascensor.

Veréis..
En donde yo vivo… El parking del edificio es compartido con un Supermercado, de modo que desde mi ascensor, se llega a través del parking, al Super.
Lo normal, por consiguiente, es coger el carrito con la compra, cruzar por el sótano y con el ascensor… Llevarlo hasta la cocina.
Hasta aquí, fácil…

(Otras veces se te cae la cara de vergüenza, cuando los lunes, sales corriendo a las cinco de la mañana para ir al curro y te topas con que además “del tuyo”, hay hasta otros dos en el rellano).
Eso sí, todos bien aparcados delante de su correspondiente puerta.
Como somos cinco vecinos por rellano, a veces, éllos (los carros), parecen jugar al escondite.
Por no hablar de la cara de haba que se te queda… Cuando oyes hablar al Segurata del comercio.. renegando sobre: ¿donde estarán los carritos?
Porque claro, mientras haces cola para coger la barra del pan, te haces las cuentas… Seis escaleras de cinco plantas más dos escaleras de ocho plantas… A cinco vecinos por planta… Aprietas el culo.. Y te vas.
Desapareces por la puerta que baja al parking (y sueñas para recordar si pusíste una moneda de Euro o una de 50 cts), y bajas a devolverlo..

Es entonces, cuando se me ocurrió la siguiente idéa:
– Por 50 cts, que lo devuelva su puta madre..!!
Lo metes en el ascensor, miras alrededor, y te metes en casa.. (A esperar).

Pasan los minutos, pero curiosamente no se oye nada..
Cuando ya no puedes más de imaginar situaciones, coges las llaves, te pones la chaqueta y sales a ver qué pasó.
Llamas al ascensor.. -por supuesto al “tuyo”-. Y los segundos que tarda en aparecer son sublimes para la curiosidad..
Se abren las puertas y.. puf… Vacío. Miras y remiras, como si Houdini te hubiera explicado el truco más famoso de su carrera, entras, pones cara de poker.. y, bajas.
Nadie protesta…
Nadie comenta, nadie sabe nada (tampoco preguntas, para qué..??)
Se lo iba a comentar a mi esposa (con otro argumento), cuando caí en la cuenta de que tenía entre manos un juego sobre el que escribir por poco dinero..

Ahora ya lo he hecho desde el parking directamente, menos control, perfeccionando la técnica permitiendo “abandonar” a su suerte objetos de mínimo coste… Con un bote de Nocilla dentro, o un barra de pan, o un paquete de compresas…
Nunca pasa nada.
Hace ya unos días empecé a “chismorrear”, cuando, ocasionalmente, coincido con algún empático vecino, con frases tipo:
– El otro día, mientras subía del Super.. Sin querer se me fué el ascensor con el carro dentro…
– Ah.. si..ii..?? Y.. lo cogíste.. te lo devolvieron..??
– No.. Por eso te lo comento.

Al día siguiente o al próximo.. De nuevo en el rellano, cuando me cruzo con el mismo vecino que va a pasear al perro, tras saludarnos, me comenta:
– Sabes aquello.. ? Que me comentaste el otro día..??
– No, (miento como un bellaco, esperando su respuesta) A qué te refieres..??
– Si hombre.. Lo del carrito del Super.. Creo que fué la vecina del… Me lo ha dicho mi mujer.. No te han devuelto la barra de pan..??

Entendeís..??
Esto me lo acabo de inventar, todo..
Pero creo sinceramente que crear una leyenda urbana es facilísimo…
Sólo tienes que tener un poco de imaginación.

TURISMO RURAL.

Revisando el Facebook de una hermana (que hace unos días nos ha dado un susto de muerte), he encontrado estas líneas.

En algún momento, lo debió encontrar o escribír (desconozco al autor), pero de alguna manera me hizo pensar en que ella misma podría ser la protagonista.

TURISMO RURAL.

Se trata de un deporte nacional que antes se llamaba “ir al pueblo”.
La diferencia es que si vas a tu pueblo es gratis, y si haces “Turismo Rural” vas a un pueblo que no es tuyo y pagando una pasta.
Para hacer turismo rural no vale cualquier pueblo. Tiene que ser un pueblo ‘con encanto’.

  •  ¿Y qué es un pueblo ‘con encanto’? Pues un pueblo que sale en una Guía de pueblos ‘con encanto’. Si es que se cae por su propio peso.
    A estos pueblos se suele llegar a través de una carretera comarcal ‘con encanto’, que es una carretera con tantos baches y tantas curvas que cuando llegas al pueblo estás ‘encantao’ de bajarte.
    Y cuando entras al bar, intentas integrarte con los vecinos.
  •  ¡¡¡Buenos días, paisanos!!! ¿Qué es lo típico de aquí?
    Y el del bar piensa: ‘Pues aquí lo típico es que vengan los gilipollas de la ciudad los fines de semana a dejarse doscientas mil pesetas’.

Lo siguiente es alojarse en una casa rural o ‘casa con encanto’, que es una casa adornada con muchas vasijas y ristras de ajos en el techo, que no tiene ni tele, ni radio, ni microondas.
Eso sí, tiene unos mosquitos trompeteros que por la noche hacen más ruido que una Derbi Coyote.
Luego te das cuenta de que los del pueblo viven en unas casas que no tienen ningún encanto, pero tienen jacuzzi, parabólica, Internet y portero automático.
Tu casa no tiene portero automático, pero tiene una llave que pesa medio kilo.
Otra ventaja que tiene hacer turismo rural es que puedes elegir entre una casa vacía o vivir con los dueños. Estupendo.
Te vas de vacaciones y además de la tuya tienes que aguantar una familia postiza. Que por la noche tú quieres ver la película, ellos los documentales, y te planteas:

‘¿Quién manda más, yo que he pagado 600 euros o este señor que vive aquí?’.

Pues gana él, que tiene garrote.

Y encima te dicen que tienes la ‘posibilidad de integrarte en las labores del campo’. Que quiere decir que te despiertan a las cinco de la mañana para ordeñar a una vaca. ¿No te jode? Es como si te vas a una gasolinera y te tienes que poner tú la gasolina, o como si vas a un McDonalds y tienes que recoger tú la bandeja. O sea, lo normal.
Así que te levantas a las cinco para ordeñar a las vacas.
Que digo yo: ¿por qué hay que ordeñar a las vacas tan temprano?
Si la leche está ahí.

¿No se pueden ordeñar después del aperitivo? Yo creo que esto es fastidiar por fastidiar, porque a la vaca le tiene que sentar como una patada en las ubres que la despierten a las cinco de la mañana para que le toque las tetas un extraño.

Que la vaca te mira como diciendo: ‘Tío, si quieres leche vete a la nevera coge un tetra brick’. Es que son ganas de molestar.

Pero el ‘encanto’ definitivo son las ‘actividades al aire libre’.
Como cuando te ponen a hacer senderismo, que es lo que habitualmente se llama andar, y consiste, pues eso, en poner un pie delante de otro hasta que no puedas más, mientras los del pueblo te adelantan en un ‘todoterreno’ con aire acondicionado..

Pero tú encantado. Vas por el campo como abducido. Te vuelves bucólico y todo te parece impresionante: ves una ‘caca’ de vaca y sueltas:
‘Ummmmmh qué olor a pueblo.’ ¿A pueblo? A pueblo no, huele a mierda. Eso sí, a mierda ‘con encanto’.

Y todo, sea lo que sea, te sabe a gloria: en el mesón te ponen dos huevos fritos con chorizo y tú en tu ciudad no te comes estos huevos, ni estos chorizos. Y le dices al camarero:
– ‘Oiga ¿a qué este chorizo es de matanza?’

  • ‘Pues casi, porque a punto estuvo de matarse en la curva el del camión de Campofrío’.

De repente oyes unas campanadas y dices:
-‘¡Ah!. ¡Qué paz!. No hay nada como el sonido de una campana.’

Y el del bar te dice: ‘¡Pero si está grabado! ¿No ves el altavoz del campanario?’

En ese momento te preguntas si los sonidos de las gallinas y de los grillos no vendrán en un CD: Rural Mix2005′, ‘Los 101 Mayores Éxitos campestres.’
De lo único que estás seguro es que los mosquitos trompeteros son de verdad. Que pareces un Ferrero Roché con varicela.
Yo creo que, de lunes a viernes, la gente de estos pueblos vive como todo el mundo, pero el fin de semana distribuyen por la carretera a unos tíos disfrazados de pastores y cuando ven que se acerca un coche, avisan a los del pueblo con el móvil:
– ‘¡Eh, que vienen los del turismo rural’! Y cambian el cartel de
‘Videoclub’ por el de ‘Tasca’, sueltan unos perros cojos por las calles y sientan a la entrada del pueblo a dos abuelos haciendo alpargatas, que luego te compras unas y te salen más caras que unas Nike.

En fin, yo creo que un montaje tan grande como éste no puede ser obra de personas aisladas. Estoy seguro de que están implicadas las autoridades.
Me imagino al alcalde: – ‘Queridos paisanos: este verano, para incrementar el turismo, vamos a importar más mosquitos del Amazonas, que el año pasado tuvieron mucho éxito. Y quiero ver a todo el mundo con boina, nada de gorritas de Marlboro. ¡Y haced el favor de pintaros el entrecejo, que no parecéis de pueblo! Y las abuelas Nada de “top less en el río, que espantáis a los mosquitos..Ah, y por cierto: Este año no hace falta que nadie haga de tonto del pueblo. ¡Con los que vienen de fuera ya vale! 

Predestinado a ser pobre.

El jueves tengo médico, no me aptece una mierda..!! Pero es lo que hay.

Mi koko, como acto reflejo, me envía un mensaje subliminal…
– Párate donde las quinielas, y haz un Euromillón..!!
… Vengo de comprar comida para la gata, doy vueltas y revueltas con la moto, hasta dar con el establecimiento de la Suerte..

(Mientras conduzco, me hago las cuentas de La Lechera mil veces soñadas..), siento el buen rollo en el ambiente, mezclado con la ilusión de no volver al curro…. JAMÁS.
Entro, me quito el casco (por amabilidad más que por educación..), saludo, espero y pido:

  • Me hace un Euromillón, por favor..

  • ¿De cuántas apuestas?

(Me contesta de forma mecánica, una chica gordita, sentada y sonriente)

  • ¿Cuánto cuestan las apuestas?

  • Dos Euros cada una..

(Miro con tristeza mi billete de diez Euros, la alegría de dejar el curro.. sopesando.. me ayuda a decidir..)

  • Hazme tres..seis Euros.
  • Tres no puede ser..

(La voz, se torna molesta a mis sentidos de repente)

(Un resorte me impide ver con claridad qué: Ella me explica, yo la comprendo.. pero aún así, no le permitiré que me deje sin billete)
raúdo, e intentando una amabilidad hipócrita, respondo:
– Bueeeno, hazme una de dos y una de uno..
– De “uno” no puede ser, ya le he dicho que cada apuesta cuesta dos Euros.
Yo, (que sé cual es mi careto cuando me cruzo), intento ser amable en pós del buen rollo, “filosofía barata para que la energía negativa qué, seguro, estoy empezando a desprender, no me joda los resultados de mi futura apuesta”, y contesto:
– Pues eso, u-na, de dos a-pu-es-tas y, o-tra, de u-na a-pu-es-ta (mastico las sílabas)

(Me sueno tan borde, que ya no recuerdo si ella tal vez bromeaba o simplemente era así de lenta)

Pago, recojo mis boletos, me encajo el casco acomodando las gafas, (olvidando mi “buena educación”), salgo y reniego todo el camino de vuelta a casa.
Lo dicho amigos, con esta actitud estoy predestinado a ser pobre.

Suena el teléfono.

No sé si ya he contado esto, como periódicamente llaman y, se suceden situaciones análogas… pues igual ya me habéis escuchado similares.

SUENA EL TELÉFONO:

RING…  RING…!!

Aprieto el paso para llegar al comedor.. -todos sabemos que la impaciencia reinante hace que, cuando suene el cuarto timbrazo, colgarán. Y te quedarás como un gilipollas delante del televisor, a medio camino antes de llegar a descolgar el auricular-.
RING…
Justo la gata necesita hacer sus carantoñas mañaneras en este momento,  acto que hace que casi la pise y destripe..
RING..
– DIME.. (yo siempre contesto “dime” en lugar de “diga” o similar)
– Joder, que borde. -Escucho al otro lado del auricular-.
– Es que estaba lejos y casi piso a la gata -me escucho replicar- disgustandome mi tono excusatorio -a la vez que pienso, que quién debería disculparse, es ella por replicar como lo ha hecho. En fin…-
– Bueno, qué quiere?
– Está la señora tal?
-No. Soy su marido. Qué quiere?
– Le llamo de la compañía de seguros tal con la que su esposa tiene contratada una póliza con nosotros para comunicarle que hemos abierto oficina en su localidad y…………..
-Ni una coma. -Pienso para mí. Cómo las enseñan de bien para no tragarse el chicle mientras hablan!-
….. tenemos un nuevo producto que ampliado con el ya suscr……….
La gata vuelve a clamar mi atención tras el susto en el pasillo, que bicho más majo.
….me ha entendido?
– No. No mucho.  Me quedé pensando en lo buenas locutoras que son ustedes. Debería ser presentadora de noticieros o algo así… -Me escucho decirle a esta pelma a la que con adulación y suerte, mucha suerte, he conseguido acallar-.
….y Vd? Tiene alguna póliza contratada co….
– Con ustedes no. Con otra compañía.
….. y no le interesa cambiarse? Me puede facilitar el nombre de su aseguradora? Si quiere le puedo hacer un presupuesto compensatorio para cambiarse con nosotros y….
– Señorita?  Usted no respira? -Me escucho decirle, odiándome por darle cancha para que me suelte otra inacabable frase-.
….y su casa? Tiene su casa asegurada? Tenemos un seguro multihogar que incluye una póliza dental que podr….
– Vivimos de alquiler. Es el propietario quien paga el seguro y no sé con que asegur…. -por suerte- me vuelvo a escuchar antes de acabar la frase.
– Por suerte? Sepa señor que las ventajas de tener una póliza a su nombre ser…
– Por suerte… Porque si no usted no me deja llegar a final de mes saliéndose con la suya, señorita.
– Adios, buenos días señor.

En cualquier caso, no es mi intención desmerecer el arduo trabajo de tele-operadoras varias, más en estos tiempos que corren, donde conseguir algún tipo de venta… (seguros, compañías telefónicas, etc) …es prácticamente imposible.
Mis respetos a este colectivo.

Comunicación padre-hijo.

A MI PADRE

También pensé que tú a tus cincuenta, habías recibido menos hostias que yo por parte de la vida. Que sé que es una afirmación muy dura. Y que también te admiro por ello. Qué difícil debió de serte detener toda la furia que mis actos hacían hervir tus ojos.

Hoy pensé… Esta mañana:

Te lo has currado padre.

Muchas gracias.

Aunque, que lentos que fuimos, joder.

Demasiado lentos. Tuviste que morirte para entendernos.

Pero aprendí una buena lección.

Es triste -sin embargo-,  que no le llegases a mi cachorro.

Sobre mis canes. Libertad?

A veces veo a mis perros con ojos distintos.
Es entonces cuando lo asocio a la mala vida que les doy.
Quién soy yo para permitirles vivir recostados la mayor parte del día en su sofá?
No serían más felices -seguramente con vida más corta- si la vivieran al trote libre por los campos?
Que puta manía, la del hombre, de amaestrar en su beneficio

Carta de mi bisabuelo. (momentos antes de ser fusilado por rojo)

carta-bisabuelo

A mi mujer y mis hijos recomiendo en los últimos momentos de vida, que sean como yo he sido siempre y que perdonen…

 

Este es el único recuerdo que tengo de mi bisabuelo materno. El padre del dentista, del que os hablaba el otro día en:

https://montxomon61.com/2016/11/05/la-bola-de-papel-de-plata/