Recordando a Emilio Botín.

Creo que una de las mujeres con más influencia en España es la hija de Emilio Botín.

No he podido dejar de recordar lo que a modo de epitafio, escribí a la muerte de su padre.

Escrito el diez de septiembre de dos mil catorce.

 Miércoles (reflexión)

– Ha muerto el banquero.
– Perdona, un banquero es quien construye bancos y banquetas. A los que tu te refieres, se les conoce como bancarios, usureros que se decía antes.
– Pues eso… Que a todos los cerdos les llega su San Martin..
– Marianico dice estar abatido.
– Ay, si. Y la viuda y los niños. No te jode!
– Esos? Esos ya están relamiéndose. No seas lerdo.
– Creo que le harán un funeral de estado. Tras la hipocresía del de Suarez, se ve que es la norma.
– Claro. Y aquí, todos a llorar viéndolo por televisión. Que penita más grande..
– Se ve que no ha podido llegar al 11-S. -Competir en importancia de noticia con los secesionistas-, le había jurado a don Mariano. Pobre..
– Pobre? Este no es el que gestionaba las comisiones bancarias de media España?
– Si. -Un euro de aquí, otro de allí..?-,  Dijo una vez su viuda.
– Crees que nos darán fiesta en el colegio?
– No sé. Con el Dictador dieron diez días.
– Tu es que eres ya muy mayor hermano, yo maduré más despacio.
– Si. Los piscis es lo que tenemos. Uno nada para un lado y el otro en sentido contrario. Nos movemos, si. Pero.. Nunca conseguimos avanzar mucho.
– Ves? Ya divagas otra vez. Qué harán con todas esas corbatas rojas?
– Las de la Marca España?
– Si. Esas.
– No sé. Ahorcarlo? 

 

Estaba visionando un capítulo de PAN-AM

Simultáneamente a éstas lineas..

Ando contestando sobre diversas cuestiones, ora fruslerías sobre Marlboro y su nueva linea de producto (con yerba) vendible,.

Por fin..

… en algunos Estados Americanos, ora sobre una “adivinanza” pseudo matemática (de esas que últimamente abundan en Facebook), supongo que es una forma de mediatizar hacia la cultura..-.

En fin.
No me pondré muy borde..

Lo que me lleva a ésta reflexión es:
Estaba viendo una Serie.
De estas de tv de última generación.
Conforme avanzaban capítulos, la nostalgia me catapultó a “conversar”.
(fruto de ello son las citadas tertulias anteriormente citadas)

En un momento dado, un antigüo actor (secundario de leyenda), que actuaba en la actual Serie.
Coño!! Parecía haber resucitado del olvido de Hollywood.
(como nuestro Rigoli, cuando lo re-descubrió Segura para un cameo en Torrente)
Y.. claro, le da un infarto en un avión.

Efecto nostalgia (no te enfades Juan).

No he acabado de ver el capítulo.
He perdido el interés.
Si se salva…? La Serie será una mierda.
Si no se salva..? La paradoja sobre los tiempos vivídos hará mella ahondando en la nostalgia.

Cuántas vidas podemos vivir?

____

El final (del capítulo), menos dramático (a pesar de que el susodicho muere) -lo siento.. Juan*-.
Algo melodramático -ha conseguido arrancarme alguna lágrima-.(qué buenos son éstos putos guionístas norte-americanos para dejarnos con el moco colgando…)
Ahora, sólo… -tan sólo- me queda reflexionar..

– Rapidito!!
– También estás tú en ésto?
– Ya ves.. Tenemos que publicarlo.

 

  • JUAN, es un amigo al que hace años le dio un infarto (yo no tuve esa suerte aun).
  • Él era el “que ponía la música” en mi bar.

 

El otro día…

El otro día..

– Fue hace un par de meses.

– Vaya. Ya estás aquí de nuevo. Que tal las vacaciones?

– Bien. He estad..

– Déjalo. Era una pregunta retórica. En realidad no me importa. Cuánto más tardas en aparecer -sin duda- más feliz creo que me siento.

– Pues vaya. No podrás librarte de mi. No? Mejor harías haciéndote a la idea..

– Qué quieres?

– Nada. Apuntaba que lo que ibas a explicar no fue el otro día, fue antes de Navidad. Mucho antes, de hecho..

– Ya. Vale.. Puedo seguir?

– Por mi no te… (ah!! Vale. Era otra pregunta retóric…) Me callo.

– Decía, que el otro día.. escuché en un programa de radio, que una gente había hecho un proyecto que consistía en..

– Se dice Emprender. Emprendedores..

– Brghrr!!

– Perdona. Me voy a currar. Sigue..

– Gracias. Unos EM-PREN-DE-DO-RES habían tenido la idea de diseñar y construir unas cajas de lata para regalar a los hijos, a los seres queridos o similar, introduciendo en ellas los recuerdos que (los padres, o el que regala la lata), quiere incluir, como recuerdos obtenidos a lo largo de una vida. Luego -por ejemplo, a la mayoría de edad- la regalaban. La idea había encajado (perdón por la redundancia) bien y estaban ganando dinero.

– Seguro que era esto lo que querías contar?

– No. Ya lo sabes. Deja de escudriñar mis pensamientos. De hecho, podías salir de mi hemisferio? Gracias.

– …¿?

– Nos dio .. (ves? ya no se ni lo que digo) ME, Me dio  que pensar. Se me ocurrió que tal vez en lugar de guardar los recuerdos de una vida para tener una sorpresa el día de mañana, qué pasaría si la utilizásemos para guardar lo perdido durante toda una vida.

Qué contendría?

El tiempo perdido?

Ahora expongo mi duda:

Emplearía tiempo en abrirla y revisarla? No sería incongruente seguir “perdiendo” tiempo en repasar lo que no vivimos?

Emplear tiempo en revisar el tiempo perdido!!

Menuda paradoja.

Viernes (media mañana)

– Menos mal que te has quitado esa camiseta.
– Si. La trajo mi mujer ayer, propaganda de cerveza, XL. Me han entrado unos sudores.

– Usamos XXL, no se puede aprovechar todo.
– Pero.. que casi me ahogo! Hasta su hija me ha preguntado si me pasaba algo?
– Eres tonto.. te la has podido quitar? Si. Ya veo.. que fresquito en la espalda, gracias por abrir la ventana. Buff.
– Oye? Los Super héroes. ? Cómo deben hacer para llevar esos trajes tan apretados?
– … los Super héroes?
– Si.
– Los Super héroes no existen tio.
– Ah.. no? Seguro?

Ahora que os tengo confianza, voy a contaros sobre “manías”.

Para poder escribir con más propiedad sobre esto, me voy a permitir hacerlo a dos manos. Ya sabéis, conjuntamente mis dos hemisferios.

El creativo soy yo, el del lado derecho del cerebro. El de Categorías tipo “REFLEXIONANDO EN VOZ ALTA” o “PERCEPCIONES DECEPCIONANTES” o “BULLE MI CABEZA”.

Mi hermano, el del hemisferio izquierdo, es el “lógico”. El escribe las sagas pseudo-sexuales de I, (es cierto que fue nuestra tercera ex y por eso el desgaste cerebral se ceba en las incursiones sexuales que le dejaron marca), también son suyas las Categorías sobre lo aparentemente sentimental: “PADRE”, “HIJA” o “EGO” e “INFANCIA”…

Previamente a ponernos a escribir, ya nos hemos preparado unas notas que luego desarrollamos. En función de qué vamos a escribir un hemisferio se sobrepone sobre el otro -muchas veces hasta hacerlo enmudecer- para contar la historia.

Otras veces -como en este caso, ya veréis- incluyo un diálogo entre ambos.

Hace unos pocos días un lector apuntó que le recordaba a  las conversaciones del Dr. Jeckly y Mr. Hide. No pretendo compararme.. pero me agradó el apunte.

Creo que todos tenemos una lucha interna a la hora de expresar las ideas que fluyen en nuestro cerebro. Poder hacerlo en todo su concepto, es una idea que me embriaga.

No en vano, tanto mi horóscopo Piscis, dos pececillos nadando en direcciones contrarias, como mi ascendente Géminis, otras dos personalidades completamente enfrentadas en sus planteamientos, aprecio, algo tendrán que ver..

Dicho esto, vamos! Preséntate:

  • Yo? Y qué digo?
  • Pareces gilipollas. Qué vas a decir? Lo que quieras. Llevas dos semanas renegando en mi cabeza para que les hablemos sobre las manías. Recuerdas?
  • Ah! Eso?
  • Pues claro. Venga..
  • Vale. Ya os habréis dado cuenta a estas alturas de que faltan muchos números…
  • A quienes te diriges?
  • Coño!! Pues a ellos. A los que nos leen.. no me interrumpas. Como os decía, ya os habréis dado cuenta de que faltan muchos números en los capítulos de lo que escribe. Este, sin ir más lejos, es el (84), el anterior era el (82). Qué ha pasado con el (83)?
  • Ya sabes lo que ha pasado. Por qué me metes en este lío?
  • Joder. Pues para que lo expliques. Esa es una de tus grandes manías “creativas”. A mi me vuelves loco con estas cosas. No piensas que a la gente que nos lee, les pueda pasar igual? Seguro que los hay de lo más normal y no pillan… tus genialidades.
  • Vale… pero no creo que una tontería así importe tanto.
  • Lo explicas? o Lo explico..
  • A mi me gustan -se puede decir que tengo una afinidad especial- por los números primos (los que sólo son divisibles entre uno y entre ellos mismos), motivo por lo cual “los reservo”. No deja de ser una mera pose de autoestima.
  • Los reservas? Una pose de autoestima? Tu estás muy mal.. Un egocéntrico paranoico es lo que eres!!
  • No. Error. El egocéntrico eres tu. Recuerdas que la serie “EGO” es tuya? Yo escribo sobre lo que percibo a mi alrededor. Sobre lo que me parece infrecuente, lo que me hace pensar.
  • Y lo de los “primos”?
  • Sólo utilizo ese efecto -no se si te has fijado- en “REFLEXIONES EN VOZ ALTA” y en “PERCEPCIONES DECEPCIONANTES”. Ambas son mías. Sólo mías.
  • Como el bicho de lo del Señor de los anillos?
  • No me interrumpas con chorradas. Mías sin ti. Sólo de mi hemisferio. Del que tu pasas olímpicamente.
  • Es que te pones muy plasta. No concluyes nunca. Sigue. Sigue explicándoles…
  • Sobre qué?
  • Ya sabes. Sobre hasta que punto nos vuelves loco en casa con tus manías.
  • No te entiendo.
  • Si lo haces. Cuéntales sobre lo de utilizar sólo los números primos para cuando utilizamos en casa el Mando a Distancia de la TV. Hasta a nuestra esposa la tienes loca.
  • Ah!! Ann es de los dos?
  • Pues claro. No te vayas del tema. Espera.. ya lo cuento yo. Cuando es de día, tenemos el volumen de la Tv en 29 o como máximo en 31. Cuando es de noche en 23, o en 19 cuando es más tarde y “nuestra” esposa duerme..
  • No me parece preocupante. Una costumbre como otra cualquiera. Así, de paso, controlo cuan de sordos nos volvemos, porque tengo parámetros fiables para comparar.
  • Me parece preocupante cuando es tu mujer quien lo manipula -al Mando de Tv- y a la que se despista, corriges los números del volumen.
  • Eso no es cierto..
  • Si lo es. Y lo peor es que ni te das cuenta. No sabes la vergüenza que me haces pasar delante de Ann. Porque ella no comprende que seamos dos.. ya sabes!!
  • Eso. Mejor calla. Además, haces lo mismo con el transistor de ir a dormir. Te crees que no me he dado cuenta?
  • …?
  • Nos vamos a dormir. Pones la radio. Con el volumen en 1, 2, 3 o 5, apenas es audible. Si lo pones en 7, -como del oído izquierdo, el de mi lado, oímos mejor que del derecho-, dependiendo de qué lado dormimos, unas veces se oye y otras no. Yo lo subo un punto, hasta el 8 y tu estiras la mano para subirlo al 11 o al 13, lo cual hace que se oiga desde el comedor y venga Ann a decirnos que la bajemos porque le molesta el ruido. A lo que tu, -raudo- vuelves a ponerla al 7 y luego al 5 y así toda la noche.
  • No me parece tan complicado ajustar a esos volúmenes.
  • No. Si complicado no es. Lo que pasa es que no te das cuenta de que es “una manía” de esas que cada vez son más difíciles de quitarnos.
  • Tampoco tenemos tantas. Mira como conseguimos quitarnos la de las pinzas.
  • No me hagas reir, nos costó cerca de cinco años y así y todo, de cuando en cuando aun tenemos que plantarnos y repensarlo.
  • Ya?
  • No. También está la de los escalones, y la de comer las cosas por tamaños, y la de tender la ropa y la de…
  • VALE!!  Ya vale por hoy.Te prometo que haremos una segunda parte sobre manías.
  • Contada sin números primos? Estaremos hasta la diez o la doce..
  • Imbécil.

Perdona que te lleve la contraria… (mi otro yo y yo mismo 4)

– Perdona que te lleve la contraria..

– …?

– Si. Verás. Ayer les contaste sobre lo de que te duermes -nos dormimos, quiero decir, ya sabes..- Les hablabas de eso que ronda por tu hemisferio de nuestra cabeza. Las micro-muertes en sueños.  https://montxomon61.wordpress.com/2015/04/18/a-veces-me-duermo/ Pues yo discrepo.

– Tu siempre discrepas. De todo. Hablar contigo es como hablar con la pared. Todo razonamiento en el que pueda participar lo conviertes en frontón. Todas las ideas, todos los pensamientos, los devuelves con mayor fuerza.

– No es cierto. Muchas veces conseguimos no discutir.. no siempre perdura esta.. nuestra bipolaridad.

– Cuando dormimos? Venga.. no me jodas!!

– Tranquilo, te lo voy a argumentar: No crees que cabe la posibilidad que ayer, que nos pegamos la paliza de cortar todo el césped del recinto de fábrica – algo más de como dos campos de fútbol-, con esa mierda de desbrozadora que alquilas, y luego nos fuimos a comer al buffet, donde no me dejaste comer normal, te metiste tres segundos platos de carne con guarniciones varias y casi toda la botella de vino tinto.. repito, no crees que es bastante probable que nos diera ese sopor y te durmieras? Yo pienso que hasta hubiese sido normal que nos hubiésemos quedado roques toda la tarde..

– Qué te he dicho de que cuentes nuestras interioridades?

– A mi me lo dices? Tu? Que llevas seis capítulos sobre I para llegar a la conclusión de cómo le comías el chirri!! Vamos hombre.. hazte ya mayor!

– …

– No me has llevado a la revisión médica de este año. Debes bajar peso. Ya. Las rodillas no nos van a aguantar. Has visto que agujetas de ayer. Con decirte que mi hemisferio seguía durmiendo esta tarde mientras tu te levantabas para orinar!!

– Por eso casi me meo fuera? Cabrón!! A ver si dejas de discutir conmigo. Vivir contigo es peor que cuando vivía con ellas.

– Te das cuenta de lo que estás diciendo? Al final pensaré -también yo- que estamos locos. No puedes seguir escribiendo historias sobre nuestros dos hemisferios. Los vas a volver majaras a todos.

– He de reconocer que tienes razón. Pero.. es que hay tanto inútil ahí afuera. Como me cansa hablar con la gente. Todos te cuentan lo mismo. Política, fútbol, paro..

– Pues lo normal. Has de comprender que con cada edad, los valores que existen van cambiando de lugar en la lista de preferencias. La gente está preocupada básicamente por dos cosas. Dinero, para poder conciliar lo importante (familia, hijos, casa) y sexo, para conciliar la no amargura y poder dedicarse a los anteriores. Si trabajas y follas, todo funciona bien.

– Yo me refiero a leer un libro -por ejemplo- y poder disfrutar de contarle a alguien lo que se ha sentido. Las sensaciones que te han producido. En lo que te ha enriquecido como persona. Valores.

– Ya no hay de eso. Ahora todo es virtual. Si le quieres dar un beso a tu mujer y decirle cuánto la quieres, le firmas con un emoticono que vomita corazones y ella ya entiende que la quieres. Viva el Whatsap!!  Si de verdad la quieres, te levantas a la misma hora que ella, friegas los platos del día anterior, pones y tiendes la colada. Pasas la fregona. Haces los baños. Así durante toda la vida. Ah!! y sin esperar follártela “como recompensa” por lo realizado. Comprendes? Todos echamos la culpa a las nuevas tecnologías -nos separan, decimos- pero seguimos sin comprender lo obvio..

– Hace años que ayudo y…

– Yo. Yo ayudo. Mi hemisferio es el que nos obliga a los dos a hacer cosas. El tuyo, sigue con aquella mentalidad de, yo ya trabajo fuera, pago la casa, le doy para los gastos, etc.. Si consiguiera que tu hemisferio trabajara al mismo tanto por ciento que el mío -por supuesto cada cual con sus virtudes- nos iría mejor. Además está eso de que “ayudas”, deberías pensar como yo, no “ayudamos”, “hacemos”. Comprendes la diferencia?

– ….

– Ayudar en casa confiere un gesto como de patrón. Como si cedieses un espacio intangible que piensas que sólo es tuyo. En cambio, cuando hacemos algo, -lo que sea- estamos contribuyendo a la construcción de algo nuestro. Ya se que ella, muchas veces, hace como tu. No da su otro cien por cien. Pero.. es que eso nos importa? No sabemos ya que somos mejores? A ella la queremos y ya. Ya sabemos por qué. Pues hay que demostrarlo cada vez, cada día, cada momento. No por mostrar cuán mejores somos. Si no porque dando, -una y otra vez y otra- nos convertimos en lo que queremos ser. Esa es la esencia. Cuando lees un libro y te enfrascas en la trama, en los personajes, y.. estos te enseñan -no es eso lo que decías antes?- No necesitas expresar lo aprendido? Pues hazlo.

– Eres listo. Ayer llamó la vieja. En lugar de llamarla -no sabía qué contarle- le enviaste una postal. Una foto nuestra, -con el perro- en ella nos parecemos a  papá. La vieja me lo recordó al teléfono. Sabías que la vieja vería el parecido con su hermano. Y que ella recordaría que la semana que viene hará diez años de su muerte..

– Ves…? Tu sólo te reprochabas por no llamarla. Has de mover las fichas.

– Papá no movía las fichas.

– Tu no eres papá. Y yo, desde luego, menos.

En Coma? Mi otro yo y yo mismo (3)

El otro día -a través de Facebook- di con un amigo que no veía desde hace, no se.. treinta años? Me alegró volver a saber de él. Sus facciones eran las mismas, más arrugadas -claro-, más dioptrías, alguna pieza dental menos cuando se reía. Más gordo, también. Pero sin duda era él.

Estuvimos chateando un par de horas buenas. Nos pusimos al día. Volver a saber de su vida, de sus hermanas, su padre había fallecido hace casi diez años -como el mío, puta casualidad!- casado, divorciado, vuelta a empezar.. en fin, como todos..

Me llamó la atención, cuando le hablé de mi etapa con las drogas, que él había estado una temporada en Coma, un accidente creo recordar.. Aquello me sobresaltó. Palabras mayores. Ojo.. no es lo mismo las penosas rutinas que todo el mundo sufre, que una entrada en Coma. Es como si lo hubieran encarcelado, bueno.. no. Pero la importancia en el ejemplo sería parecida.

Por supuesto indagué sobre el tema, su experiencia.. prometía. Me prometía a mi -como buen buitre de historias ajenas- para nuevas inspiraciones para escribir. Si, lo se. No soy perfecto. Tampoco me importa mucho lo que pienses. Ya nos conocemos.

Me contó que había estado en Coma unos tres años. Pero que no recordaba nada en especial. Sabía que habían sido tres años porque se lo habían explicado. Un doctor le había dicho una tarde, durante la visita de inspección, que por la mañana había despertado. Que qué tal se encontraba? Que incluso -haciendo un chiste fácil- le bromeó que tras casi mil días durmiendo, lo lógico era que estuviera descansado.. y así se había enterado.

También me contó -mi amigo- que si en lugar de tres años hubieran sido tres meses o, tres días o tres horas.. le habría parecido lo mismo. Incluso me contó que acabó un libro que tenía empezado antes del Coma y que cuando lo acabó le pareció como si lo hubiera leído de un tirón. -Qué cosas, no?-

Cuando acabé de chatear con él, estuve mirando un poco sus fotos. El parecido con el de antes seguía siendo brutal. Era como si me estuviera mirando en el espejo de Dorian Grey. Comprendí -de nuevo con una nueva metáfora- que se trataba de mi mismo otra vez.

Su Coma había durado lo mismo que mi  enganche a la coca.

– Cada vez me asustas más hermano. Casi te creo esta vez.

– No jodas!!

– Que si. Que si.. que estaba pensando que habías conectado con alguno de los de la vieja guardia. De los que desaparecieron en la primera línea del caballo.. ya sabes, de cuando vivimos en Barcelona. los tiempos del Sonajero, El Alambique, La Enagua, El Xarxa, La Oruga..

– Oliver no murió en el accidente. Lo sabías, no?

– Si. Cuando los Grises le precintaron el bar y, tras salir de la cárcel, se hizo taxista.

– Ya. Me lo contó Marta. Su hermana se fue a abortar a Londres.

– Lo se. Me lo dijo Mónica. Le dejó cincuenta mil pesetas (de las de los ochenta) a Eric para que la acompañase a abortar. Menudo pájaro!! Sabías que se quedó la pasta el hijo puta!! La dejó en un hospital y se largó.. tuvo que ir Marta a buscar a su hermana a la clínica, pagar y traerla de nuevo a España. A Erik no le volvimos a ver más. Se montó una buena!!

– Cuándo volviste a ver a Mónica? Para esas fechas ya estabas casado con..

– Chist..!! Nada de nombres de los de “complicar la vida”.

– Bueno. Pero ya sabes de lo que hablo..

– Nos vimos unas Navidades, justo tras la primera separación. Entre el 94 y el 95. Teníamos uno pendiente. Se dice asi.. no?

– No entiendo. No estábamos con Lola en Zaragoza en aquellas fechas?

– Ay hermano!! Que grande es ese refrán que dice: No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace tu mano derecha..

– Ah.. si, ya recuerdo. Fueron buenos tiempos.

– Y mejores que estaban por llegar..

– Por cierto. Jejeje… ponte las pilas con las fechas. Cuando estuvimos con lo de la coca.. no existía Facebook todavía..