Sergio, cabrón, devuélveme mi disco (2)

Para comprender el alcance de la pena por perder mi disco, debo escribir sobre Sergio.

También deberé hacerlo sobre la subasta. comenzaré por ésta última.

Como os dije, andaba yo en 1986 -con mis veinticinco añicos-, comenzando a comerme el mundo, cuando asistí a una Feria del Disco en el Hotel Ritz de Barcelona.

Con la frescura de mi inexperiencia y la chulería del que (tocando dinero), se mete en un lugar inapropiado y fanfarroneando. Amén del aplomo que me permitía el bourbon ingerido a las diez de la mañana.

Compré varios discos. Para el sueldo que entonces ganaba, me gasté una fortuna que ni de lejos me podía permitir. Me regalé dos lujos. El mencionado LP de Jimmy Hendrix litografiado y un Single de Pólice. El de “Message in a bottle” versión Live, edición numerada para coleccionista. Diez mil pesetas del 86.

fd65b10020f4c859296471b5405368331

(No está en mi poder, lo he buscado en Internet para enseñároslo)

Sergio fue una amistad itinerante que coseché en los albores de este siglo. Él había trabajado como repostero en un muy reputado restaurante que ya no existe cuyo propietario fue el precursor de las deconstruciones de diversos alimentos cocinados.

Cuando yo lo conocí era el segundo “cheff” del restaurante de un puerto deportivo de la Costa Brava.

Entonces yo trabajaba en Mantenimiento en dicho Club portuario. Él, como yo y, como muchos éramos esclavos de la cocaína entonces.

Había que sacar pasta de donde fuera. Yo pintaba casas. Él me dio de comer (literalmente) por la cara, durante una breve temporada. Además, me sugirió “echarme una mano” pintando a pesar de no poseer experiencia ninguna. Le dije que si. Claro!!

Nunca pude pagarle. Un día, cenando en casa, curioseando mi colección de discos, me sugirió que le gustaría tener ese disco.

Enfermo, enganchado, con el cerebro desquiciado y arruinado, le ofrecí mi tesoro como pago por un trabajo que nunca realizó. Me comí el orgullo machacado. Enterré los recuerdos cosechados a golpe de bourbon y me despedí de aquella estrella de seis puntas.

Un mes después deje de ver a Sergio.