A quién madruga…

La cara de tonto cuando llegas a Correos puntual y abren media hora más tarde..

  • Excusa para tomarte un café con un cruasán…
  • No, si ya. Pero ésta semana estoy de noches. Salí a las seis.
    Aproveché el paseo de los perros y a lo tonto cayeron dos con leche.. Ya verás quién coño duerme luego…
  • Pues yo hoy también he salido contento del curre.
    Contento de ser el pringao que no encuentra la mecha de la bomba, y mira que la busco colega!!
  • Pues, buenos días. Aunque no se qué pueden tener de buenos..??
    Dormí cuatro horas.
    Desperté apaleado.
  • Tampoco soy tan mala persona como para que no me toque la Primitiva.

Reflexionando sobre lo inútil de…

De lo peor de las Redes Sociales, el amigar sistemáticamente a familiares, amigos, novios, etc.. Con demasiasda facicilidad se coarta la libre comunicación.

Ya que como nos conocen, enseguida se preocupan, molestan, acosan, e intervienen de una u otra manera coartando lo que debería de ser la expansión de la comunicación, permitiendo que éstas, las Redes Sociales, sólo sirvan para adularnos.

TURISMO RURAL.

Revisando el Facebook de una hermana (que hace unos días nos ha dado un susto de muerte), he encontrado estas líneas.

En algún momento, lo debió encontrar o escribír (desconozco al autor), pero de alguna manera me hizo pensar en que ella misma podría ser la protagonista.

TURISMO RURAL.

Se trata de un deporte nacional que antes se llamaba “ir al pueblo”.
La diferencia es que si vas a tu pueblo es gratis, y si haces “Turismo Rural” vas a un pueblo que no es tuyo y pagando una pasta.
Para hacer turismo rural no vale cualquier pueblo. Tiene que ser un pueblo ‘con encanto’.

  •  ¿Y qué es un pueblo ‘con encanto’? Pues un pueblo que sale en una Guía de pueblos ‘con encanto’. Si es que se cae por su propio peso.
    A estos pueblos se suele llegar a través de una carretera comarcal ‘con encanto’, que es una carretera con tantos baches y tantas curvas que cuando llegas al pueblo estás ‘encantao’ de bajarte.
    Y cuando entras al bar, intentas integrarte con los vecinos.
  •  ¡¡¡Buenos días, paisanos!!! ¿Qué es lo típico de aquí?
    Y el del bar piensa: ‘Pues aquí lo típico es que vengan los gilipollas de la ciudad los fines de semana a dejarse doscientas mil pesetas’.

Lo siguiente es alojarse en una casa rural o ‘casa con encanto’, que es una casa adornada con muchas vasijas y ristras de ajos en el techo, que no tiene ni tele, ni radio, ni microondas.
Eso sí, tiene unos mosquitos trompeteros que por la noche hacen más ruido que una Derbi Coyote.
Luego te das cuenta de que los del pueblo viven en unas casas que no tienen ningún encanto, pero tienen jacuzzi, parabólica, Internet y portero automático.
Tu casa no tiene portero automático, pero tiene una llave que pesa medio kilo.
Otra ventaja que tiene hacer turismo rural es que puedes elegir entre una casa vacía o vivir con los dueños. Estupendo.
Te vas de vacaciones y además de la tuya tienes que aguantar una familia postiza. Que por la noche tú quieres ver la película, ellos los documentales, y te planteas:

‘¿Quién manda más, yo que he pagado 600 euros o este señor que vive aquí?’.

Pues gana él, que tiene garrote.

Y encima te dicen que tienes la ‘posibilidad de integrarte en las labores del campo’. Que quiere decir que te despiertan a las cinco de la mañana para ordeñar a una vaca. ¿No te jode? Es como si te vas a una gasolinera y te tienes que poner tú la gasolina, o como si vas a un McDonalds y tienes que recoger tú la bandeja. O sea, lo normal.
Así que te levantas a las cinco para ordeñar a las vacas.
Que digo yo: ¿por qué hay que ordeñar a las vacas tan temprano?
Si la leche está ahí.

¿No se pueden ordeñar después del aperitivo? Yo creo que esto es fastidiar por fastidiar, porque a la vaca le tiene que sentar como una patada en las ubres que la despierten a las cinco de la mañana para que le toque las tetas un extraño.

Que la vaca te mira como diciendo: ‘Tío, si quieres leche vete a la nevera coge un tetra brick’. Es que son ganas de molestar.

Pero el ‘encanto’ definitivo son las ‘actividades al aire libre’.
Como cuando te ponen a hacer senderismo, que es lo que habitualmente se llama andar, y consiste, pues eso, en poner un pie delante de otro hasta que no puedas más, mientras los del pueblo te adelantan en un ‘todoterreno’ con aire acondicionado..

Pero tú encantado. Vas por el campo como abducido. Te vuelves bucólico y todo te parece impresionante: ves una ‘caca’ de vaca y sueltas:
‘Ummmmmh qué olor a pueblo.’ ¿A pueblo? A pueblo no, huele a mierda. Eso sí, a mierda ‘con encanto’.

Y todo, sea lo que sea, te sabe a gloria: en el mesón te ponen dos huevos fritos con chorizo y tú en tu ciudad no te comes estos huevos, ni estos chorizos. Y le dices al camarero:
– ‘Oiga ¿a qué este chorizo es de matanza?’

  • ‘Pues casi, porque a punto estuvo de matarse en la curva el del camión de Campofrío’.

De repente oyes unas campanadas y dices:
-‘¡Ah!. ¡Qué paz!. No hay nada como el sonido de una campana.’

Y el del bar te dice: ‘¡Pero si está grabado! ¿No ves el altavoz del campanario?’

En ese momento te preguntas si los sonidos de las gallinas y de los grillos no vendrán en un CD: Rural Mix2005′, ‘Los 101 Mayores Éxitos campestres.’
De lo único que estás seguro es que los mosquitos trompeteros son de verdad. Que pareces un Ferrero Roché con varicela.
Yo creo que, de lunes a viernes, la gente de estos pueblos vive como todo el mundo, pero el fin de semana distribuyen por la carretera a unos tíos disfrazados de pastores y cuando ven que se acerca un coche, avisan a los del pueblo con el móvil:
– ‘¡Eh, que vienen los del turismo rural’! Y cambian el cartel de
‘Videoclub’ por el de ‘Tasca’, sueltan unos perros cojos por las calles y sientan a la entrada del pueblo a dos abuelos haciendo alpargatas, que luego te compras unas y te salen más caras que unas Nike.

En fin, yo creo que un montaje tan grande como éste no puede ser obra de personas aisladas. Estoy seguro de que están implicadas las autoridades.
Me imagino al alcalde: – ‘Queridos paisanos: este verano, para incrementar el turismo, vamos a importar más mosquitos del Amazonas, que el año pasado tuvieron mucho éxito. Y quiero ver a todo el mundo con boina, nada de gorritas de Marlboro. ¡Y haced el favor de pintaros el entrecejo, que no parecéis de pueblo! Y las abuelas Nada de “top less en el río, que espantáis a los mosquitos..Ah, y por cierto: Este año no hace falta que nadie haga de tonto del pueblo. ¡Con los que vienen de fuera ya vale! 

Retales de la vida misma.

Retales de la vida misma..

En la mesa de al lado, uno de esos matrimonios de nueva patente, que hace las delicias a la nueva y rojilla generación.
Ella, rubia, temperamental, pronuncia en francés hablando en inglés, roja Gambon,  visera de paja, ojeras..
Él, senegalés, dos cabezas más alto que ella, pantalón holgado que le hace la envidia de toda la clientela, vientre tableta milkibar, sonrisa de anuncio..
Por las alegrias y salutaciones deduzco que son clientes habituales de..verano tras verano.

(aqui un parentesis, la crisis ha obligado a no contratar personal este año,  lo cual permite, al menos en un pueblo pequeño como lo es éste, a que los distintos miembros de la familia, atiendan, al empujón del verano)

Conversacion entre los clientes y el dueño a la hora de pagar sus consumiciones:

Dueño: …gracias por vuestra visita un año más,  espero volver a veros antes de que os marchéis…
Cliente: (en espanglish), ..comprendo recortes presupuestarios hayas contratado a tu madre.  “mother” en la conversación.
Dueño: (sonrisa de oreja a oreja)..
Clienta: (imperceptible codazo al negro costillar mientras sonrie y musita un: “wife, wife!”
Dueño: (aguantando el tipo, que no la risa), no problem..
Cliente: (tambien en espanglish), eso le he dicho, contento de haber conocido a su madre..
Dueño: (sonriendo mirando al suelo)..
Clienta: (en inglés), está bien, ya te lo explico luego, paga y vamonos..

Aqui, ando yo escribiendo/riendo/contandoos, mientras sale la esposa del propietario que, mientras recoge los servicios, se permite con su marido un:

  • Que maja esta pareja.  Los conoces desde hace muchos años??

(como alguna gente del pueblo me lee, omitiré en que local estoy, pero el cruce de miradas entre un servidor y el propietario del establecimiento me recuerda aquello de: -Qué paciencia hay que tener)

Crítica social.

Los sábados a estas horas acostumbro a estar en el puesto de guardia, sin embargo, -y aun a pesar de lo que parece habitual-, las cosas mejoran.

Vamos!! Que en la fábrica están haciendo horas extras como locos. Dos turnos completos en festivo. Sólo tendré que ir a cerrar a las 22:00h. Puta  madre!! Como tengo horas de más…

En fin, he salido de paseo con mis canes en sábado. Miro a mi alrededor y percibo lo inusual de un día de fiesta. Los supermercados llenos. Las terrazas a rebosar. Los vestidos coloridos contrastando con las pieles rojas como langostas hervidas. Alguna teta suelta (y) libre de encorsetados agobios. ¡Sandalias con calcetines…! -Esto último pensaba que era ya tan sólo una leyenda urbana, pero parece que perdura en el tiempo.. (igual con el Brexit dejamos de…)-.

Al llegar de nuevo al barrio nos hemos topado con otra frecuente realidad.

Otra vecina preñada otra vez acarreando vástagos mientras su marido echa currículos por los bares.

Pero, es que no vamos a aprender nunca?