El placer de una buena frase.

Cómo me gusta ésta frase:
– El político y escritor gaditano del siglo XIX, Antonio Alcalá Galiano se encontró con una conocida a la que no veía desde hacía más de veinte años y esta le espetó:
-Don Antonio, le encuentro muy viejo.
Él la observó y contestó:
-Tampoco usted está más joven. Le ocurre lo que a los que se embarcan por vez primera: que cuando el barco comienza su singladura les parece que es la tierra la que se va de ellos, y que ellos no se mueven.


Otro ejemplo similar sería:

En cierta ocasión, el Ministro de la Guerra durante la 2ª República, José María Gil Robles fue interrumpido por un contrincante político que le espetó:
-¡Su Señoría es de los que todavía lleva calzoncillos de seda!
A lo que Gil Robles replicó:
-No sabía que la esposa de Su Señoría fuese tan indiscreta.

Pregunta de examen:

El único día en el que Isaac Newton se dignó a hablar en el parlamento inglés lo hizo para pedir que cerraran la ventana, porque hacía mucho frío.

Verdadero o falso..??

  • Verdadero.
  • Ni idea.
  • Había leído la anecdota.Su certeza es lo que desconozco.
  • Pues es cierto. Esto defraudó a muchos, porque esperaban esa actuación desde hacía tiempo.
    Pero ya todos sabemos que era un personaje especial..
  • Es conocido su desplante para con Marilyn Monroe..
    En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ella le sugirió lo siguiente: “Qué dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebé con mi belleza y su inteligencia?”. Einstein muy seriamente le respondió: “Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.
  • Un poco borde, no?
  • Pero también era un cachondo que contaba sus propios chistes.
    Uno de los chistes favoritos que Einstein relataba en reuniones con políticos y científicos, era éste:
    Se cuenta que en los años 20 cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por su Teoría de la Relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias.
    -Dado que no le gustaba conducir y sin embargo el coche le resultaba cómodo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer. Después de varios días de viaje, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez. “Si quiere -le dijo el chofer- lo puedo sustituir por la noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra”. Einstein estuvo de acuerdo y antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante.
    -Llegaron a la sala donde se iba a celebrar la conferencia y como ninguno de los académicos conocía a Einstein, no se descubrió la farsa: El chofer expuso la conferencia que había oído repetir tantas veces a Einstein. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chofer no tenía ni idea de cuál podía ser la respuesta, sin embargo tuvo una chispa de inspiración y le contestó: “La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda”.
    Como comprenderéis.. Debía ser todo un personaje
  • Aunque también podría resultar un buen político.
    Einstein tuvo tres nacionalidades: alemana, suiza y estadounidense. Al final de su vida, un periodista le preguntó qué posibles repercusiones habían tenido sobre su fama estos cambios. Einstein respondió: “Si mis teorías hubieran resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los físicos que era un científico alemán; y los alemanes que era un astrónomo judío”.
  • Vaya elemento!!! jajajaja.
  • Ya que estamos de anécdotas, dos más:
    -En la época de Newton, se puso muy de moda en Inglaterra invertir en sociedades que generaban dinero a costa de las (supuestas) futuras ganancias en el Nuevo Mundo. Cuando le preguntaron a Newton si podía calcular cuánto dinero se podía ganar con esto, él respondió: “no sé medir el nivel de locura de la gente”. Esta burbuja, que (como otras que conocemos) se convirtió al final en una gran estafa piramidal, acabó estallando: y se descubrió que Newton también había invertido (y perdido) una considerable cantidad de dinero en él.
    -Einstein fue invitado a Hollywood y fue guiado por una de las personas que más conocía ese mundillo y todas sus bajezas. Einstein comentó: “Qué estimulante debe ser tener junta a tanta gente de tanto talento”, a lo cual su acompañante, algo escéptico, matizó: “Todo es relativo”.
  • je, je… la segunda la había escuchado. “Todo es relativo”. muy sutil..

Sabías tu que el mismo día que moría Galileo nacía Newton. Algunos han querido ver en esta casualidad una prueba de la transmigración de las almas. Es curioso, además, que la fecha de esta muerte/nacimiento no es la misma según la fuente de información utilizada, ya que en algunos lugares figura la fecha del calendario juliano (Navidad) y en otras la gregoriana (4 de enero).

  • También hay un montón de rumores nada simpáticos sobre estos dos, pero prefiero no entrar en ellos. Lo de los calendarios no estoy seguro en cuanto a ellos (había oído lo del mismo día, no lo de la divergencia de calendarios), pero por lo visto esa hipótesis se estila mucho: También se dice lo mismo sobre el nacimiento Shakespeare-Cervantes y luego, parece que por el cambio de calendario, Santa Teresa de Jesús murió un día (no sé si el 1) y fue enterrada al día siguiente, día 16.
  • Jejeje…

 

 

Penúltimo día de 2016.

Penúltimo día de dos mil dieciséis. Y ahora me entero que este año tendrá un segundo más.

Cosas de esas de la translación y la rotación, que parece que cada diez años el planeta vaguea.

  • Pero.. A qué habías venido?

  • Ah, si. Para ofrecer una frase.

  • Pues va..

  • “No tengas miedo chico, todavía no eres un hombre”. Hermosa frase, no crees? 

Rocío dijo: 

  • Me gusta mucho!!

  • Quién es Rocío?

  • Ah! No sé. Pensé que había venido contigo.

  • Conmigo? A tu blog? Bastante tengo con que andes en mi cabeza todo el día..

  • Tampoco te pases. Mientras no me meta en tu hemisferio..

  • Bueno, y tú quién eres? -A Rocío-.

Rocío:

  • Yo? Rocío. Nos conocimos en Facebook. Me dijiste un día que era divertida. Me prometiste felicitarme por mi cumpleaños. Recuerdas?

  • Vagamente

  • Bueno, pero está aquí. La felicitas?

A Rocío:

  • No la felicité, y me lo recordaron varias veces, no creas..

  • Pues hazlo ahora.

  • Es que estas cosas me cuestan de asimilar, estuve pensando dejar pasar el día, para traerte el conejito de Alicia en el País de las Maravillas, aquel que corría reloj en mano al grito de: llego tarde, llego tarde..

  • Qué conejo?

  • No te metas tú. Aquel con gafas y pajarita.

  • Si ya. Pero qué tiene que ver con esta chica?

Rocío:

  • Oye? Con quien hablas? Aquí sólo estoy yo y estoy esperando.. 

  • Con mi hermano gemelo. Está dentro de mi cabeza. Bueno, cada cual escribe desde su hemisferio.. Es complicado.

  • La estás asustando. Felicitala. Igual se larga 😉

Rocío:

  • Oye! Te he oído.

  • Era él. El otro. Ya te dije que era complicado. 

  • Bueno, ya que está aquí.. Rocío, te ha gustado mi frase?

  • La del hombre que era un niño?

  • Si. Esa.

  • Si me felicitais 😁, os lo digo.

  • Aprende rápido la niña!!

Rocío:

  • Ya veo porque seguís siendo niños. Imbéciles.

  • Y yo? Qué culpa tengo?

Sutil, directo y elegante.

Esta mañana he asistido a una contestación a un insulto -tras un frenazo en un STOP- que me ha cautivado por la increible (y elegante) manera de contestar el segundo al primero.

Tras el frenazo. Importante -ya digo-, el conductor del vehículo de atrás le ha soltado al de delante:

– HIJO PUTA!!

Al que el otro le ha contestado:

– Acaso le devolvería la coz yo a un burro?

Ahí lo dejo.

Cada cual que saque sus conclusiones…