Infancia versus achaques.

No se si algun@ conoce o habrá jugado con Madelman´s. Eran unos muñecos articulados ataviados con uniformes militares, aventureros, deportes… “muñecos de acción” creo que rezaba la publicidad de la época.

Bien, dicho esto. Recuerdo que las articulaciones de codos y rodillas estaban confeccionadas de manera simple aunque efectiva con un sencillo mecanismo, un engranaje a bola metido a presión.

Generalmente, la mínima tensión forzada en el juego por chiquillos no cuidadosos, rompía el frágil plástico de las rodillas y/o codos. Un trozo de cello apretado servía para restablecer la “operación traumatológica” a efecto..

Pues bien, hace unos pocos años que me siento así.

Mis rodillas -en especial la izquierda- me produce la misma sensación. Un dolor insuperable -ni con fármacos- me recuerda cuan frágil puedo llegar a ser recordándome que mis fechorías de crio se han transmutado tras mi mala vida.