Reflexionando a dos?

A menudo -igual hasta demasiado a menudo-, traigo aquí conversaciones con mi otro yo. Conmigo mismo dicho sin eufemismos.

Lo peor de hablar sólo es cuando te escuchas decir:

– Te estoy diciendo que “esto o aquello” es así… No me escuchas..

Y no te das cuenta , que ni haces autocrítica de que no has dicho nada, tan sólo lo pensaste fugazmente, y… Te recriminas por qué tu otro yo no lo tuvo en consideración.
Penoso.
Pero sobre todo, frustrante.

***

Y, antes de que salga el subnormal de turno, diciendo aquello de:

  • Hablas sólo?

Y te ¿disculpas? Contestando:

  • Todo@s hablamos sólos, sea con el perro, la gata, el reflejo que -harto- nos devuelve la imagen del culo o el ojo redibujado en el espejo del ascensor, con aquel transistor que no sintoniza bien justo cuando parece que raja algo importante… Con el tenedor al que insultas cuando te has abrasado la boca con el puto canelón, o como diría mi primo, con aquella baldosa que se mueve en suelo del parking,  y espera a los días de lluvia, para recordarnoslo con una salpicadura en el zapato de ante.

MECAGUENDIOSMECAGO…!!

Recordando a Emilio Botín.

Creo que una de las mujeres con más influencia en España es la hija de Emilio Botín.

No he podido dejar de recordar lo que a modo de epitafio, escribí a la muerte de su padre.

Escrito el diez de septiembre de dos mil catorce.

 Miércoles (reflexión)

– Ha muerto el banquero.
– Perdona, un banquero es quien construye bancos y banquetas. A los que tu te refieres, se les conoce como bancarios, usureros que se decía antes.
– Pues eso… Que a todos los cerdos les llega su San Martin..
– Marianico dice estar abatido.
– Ay, si. Y la viuda y los niños. No te jode!
– Esos? Esos ya están relamiéndose. No seas lerdo.
– Creo que le harán un funeral de estado. Tras la hipocresía del de Suarez, se ve que es la norma.
– Claro. Y aquí, todos a llorar viéndolo por televisión. Que penita más grande..
– Se ve que no ha podido llegar al 11-S. -Competir en importancia de noticia con los secesionistas-, le había jurado a don Mariano. Pobre..
– Pobre? Este no es el que gestionaba las comisiones bancarias de media España?
– Si. -Un euro de aquí, otro de allí..?-,  Dijo una vez su viuda.
– Crees que nos darán fiesta en el colegio?
– No sé. Con el Dictador dieron diez días.
– Tu es que eres ya muy mayor hermano, yo maduré más despacio.
– Si. Los piscis es lo que tenemos. Uno nada para un lado y el otro en sentido contrario. Nos movemos, si. Pero.. Nunca conseguimos avanzar mucho.
– Ves? Ya divagas otra vez. Qué harán con todas esas corbatas rojas?
– Las de la Marca España?
– Si. Esas.
– No sé. Ahorcarlo? 

 

Reflexión en domingo (madrugando)

​Pues mira, estaba pensando, que visto lo visto, soy hijo de los 80’s.

Y que sin duda no volverán. Como no volverán los que cascaron por esos años.

Pero yo sobreviví.

Y, comparando con lo que veo en qué se ha convertido (seguramente en lo que lo hemos convertido) el mundo, sólo puedo decir una cosa:

Pues menos mal que vivimos los 80’s..