Morimos sin aviso.

Yo vivo en un núcleo de población de costa que no excede los veinte mil habitantes en invierno. Estamos , además, a escasa hora y media de la segunda gran ciudad española, motivo por el cual cuando llega el verano triplica, incluso cuadruplica, sus habitantes.

Un infierno.

Junto a mi casa, hay un polideportivo. En él, el único helipuerto de una amplia zona. En el pueblo de al lado -apenas a doce kms- está el hospital comarcal de referencia.

En invierno, apenas nos damos cuenta del paso de una ambulancia. Incluso, cuando excepcionalmente, se utiliza el helipuerto, la algarabía que se forma es comentada por los vecinos durante días.

Dicho esto..

Tumbado en la cama. Apurando los minutos antes de levantarme, durante los intempestivos horarios a los que mi trabajo me obliga, escucho:

NI-na ni-na ni-na!!

– Ahí va de nuevo otra ambulancia. -medito en voz alta-. luego callo.

Se darán cuenta, -pienso- todas estas gentes que vienen y van, con sus prisas, con la ilusión del merecido descanso, con la alegría de poder ofrecer a sus hijos unas vacaciones, que muchos no volverán? Se darán cuenta, de que, -aunque tal vez ellos estén acostumbrados al ruido de ciudad, a ese guirigay de sonidos que comprenden, entre otros, todos los que conllevan la muerte asociada a sus sirenas..-, que nosotros no lo escuchamos en nuestro día a día?

Qué duro es saber, incluso reconocer qué actitudes adopta el gentío que perderá su vida o la de algún miembro de sus familias por conducirse bajo criterios que también se traen de vacaciones..!!

Paris bien vale una misa?

Esta semana he estado en Paris -no conocía esta ciudad-, Sublime.

Nada más salir del Metro, el primer edificio que llamó mi atención fue La Opera.

Comprendí -a mis cincuenta y cuatro años- que provenía de un país de paletos.

Poco a poco (un trote de tres días), he descubierto una Ciudad con hechuras. A las tres horas de caminar por Paris entendí porque les cortaron la cabeza a sus reyes.

Me volví a enamorar del Metro -mi primer amor fue el de Barcelona-.

Que gran ciudad!!

Cuánto tenemos que aprender…!!

I (12) El Pirineo, el ruso y la Viagra (VI y última)

Cuando salimos del lavabo, la rusa había desaparecido.

Viktor argumentó que estaba cansada y se había marchado. -Darnos cuenta de que también habían desaparecido las llaves del 4×4 presagiaba alguna razón de tono más alto, sin embargo.. a quién le importaba?

La conversación de los tres en la barra, poco a poco, fue denostando el cariz que la marcha de la rusa había dejado en el grupo. Viktor comenzó a mostrarse más altivo y desagradable para conmigo en sus gestos airados. I permanecía sentada, expectante, entre ambos, sin conseguir poner paz. Al final, Viktor, -con visibles síntomas de su borrachera estridente-, me espetó que él no quería acostarse conmigo. Que, como mucho, si lo deseaba, podía asistir -sólo para mirar- a cómo él se follaba a I.

Ante mi sorpresa por la delirante propuesta y, -dirigiéndome a I– le inquirí sobre qué le había contado. Mientras mi futura esposa me daba un codazo al ver desvanecerse sus lúbricas esperanzas para con el ruso y se excusaba susurrándome sobre lo comentado en el wc, la versión de Viktor era relativamente distinta. Según él, había sido ella, la que le había explicado que le apetecía acostarse con dos tíos, si, pero contando con que hubiera algo de sexo entre ellos también. ÉL, durante el flirteo anterior, le había seguido la corriente, pero, de ninguna manera pretendía tener nada conmigo. -Esto, la verdad, me tranquilizó, pues en caso de que hubiera contestado de forma distinta, a I no la paraba ni dios-

Rápidamente la conversación se fue apagando. La borrachera de Viktor comenzó a sacar lo peor de su carácter, y comenzó a despreciarme. Que cómo permitía que una mujer me tratara así? Que qué poca estima tenía por permitirlo. Vamos, ese tipo de frases que, una vez perdida la baza del juego a concluir -intuyendo además no llevarse el premio- tan sólo sirven para dañar y/o provocar.

Cuando llamó al camarero para, ninguneándome, pretender pagarme las copas, estallé.

– Perdona ruso de mierda, si a esta mujer le apetece tener sexo contigo, no seré yo quien se lo prohíba. Después de todo, pienso que ninguna mujer tiene dueño. Pero que pretendas pagar mis copas!! Eso no te lo consiento.

Me giré hacia I y le dije que era ella quien tenía que decidir lo que quería hacer. Pero que yo -tras pagar- me largaba de ahí. Su respuesta, he de admitir, me gustó.

– Yo he venido contigo y me voy contigo.

Pagué. Y nos fuimos de aquel garito.

Abrazados, besándonos, gritando, riendo, discutiendo y dando traspiés, alcanzamos el apartamento siguiendo la calle principal. Nos paramos dos o tres veces para, sobre los capós de los coches aparcados, saborear la furia de la locura que nuestra lujuria destilaba.

Cuando conseguimos alcanzar la cama de la habitación, -recuerdo se situó a cuatro patas sobre ella- le rasgué, desde atrás, la tela del pantalón de malla. -Supongo que en mi fuero interno, pretendía borrar la visión de aquellos dedos dándole placer-. Separé con prisa el tanga y, tras lamer -tan sólo por gula, pues ya chorreaba-, la penetré con toda la rabia que la pasión y el morbo dominaban mis sentidos. Comenzó a gemir y a suplicar más ritmo. Con tres o cuatro embestidas llegamos hasta tocar el cabecero de la cama, sus manos se apoyaron en la pared, su vientre se arqueaba convulso. Lubriqué un pulgar metiéndoselo en la boca para con su saliva, poco después, franquear su ano. Era esta, nuestra primer vez por ahí. Su culo comenzó a moverse en círculos para ayudar en ambas penetraciones. Al poco, se giró y con un fulgor en sus ojos de loca, me invitó a que la follara analmente. A pesar de que el glande entró con facilidad, la verdad es que introducirla del todo fue otra historia. Por sus gestos comprendí que el dolor se sobreponía al placer, motivo por el que cesé en mis envites. Entonces, ella, me grito:

– No te pares. Te lo debo…

Empujé. Entró. Gimió. Lloró -pobrecita, casi me dolió más  a mi al verlo-, Volvió a gemir y así estuvimos bastante rato hasta que me derramé dentro de ella. Nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente, entre mimos y arrumacos, me confesó que le había dolido mucho, pero que sin duda había sido el mejor polvo de su vida. Que por primera vez se había sentido dominada y llena.

Curiosamente, cuando seis años después, nos separábamos, sus últimas palabras -no exentas de nostálgico rencor-, fueron:

– Bueno chaval, esto se ha acabado. Siempre nos quedará en el recuerdo “El Pirineo”

I (9) El Pirineo, el ruso y la Viagra (III)

Aceptaron la invitación.

Por suerte, al comprender que ya era tarde, decidimos sería en el restaurante cercano a los apartamentos de alquiler. En realidad era el mismo que daba el servicio de habitaciones al complejo.

Habíamos comido y cenado la noche anterior, tras nuestra llegada. Nos atendió una camarera muy amable -y a la que tras la confidencia de lo del trio, adjudicaba yo el papel, en mis pensamientos, como alternativa a lo de ” los dos tíos”- y a la que ya pretendía camelar por si algo fallaba.. de la manera más obscena. Suculentas propinas que llamaran su atención.

La cena transcurrió tranquila. I estuvo dándole cancha al ruso reclamando insistente su atención, por lo que servidor tuvo que entretener a la pareja de él por mero interés coloquial.

La muchacha en cuestión, agraciada sin excesivas curvas que remarcar, era una eslava tipo. Delgada, rubia, callada y prudente. Arrancarle algo más que monosílabos fue una hazaña -motivo por el cual, pretender arrancarle las bragas, me temía iba a ser una gesta-. En el córner contrario de la mesa, el ruso -a partir de ahora le llamaré.. Viktor, que me suena bastante ruso- reía a carcajadas las ocurrencias que mi loca, aun sólo amiga, entre grandes ademanes, parecía provocarle con su fluida cháchara en un idioma inventado..

Como la noche prometía, decidimos ir a tomar una copa por ahí. A ver qué pasaba.

Me levanté, dejando a los tres con los cafés, con la excusa de ir al servicio. Mi intención, además de meterme un par de rayas, no era otra que la de pagar, evitando los tiras y aflojas del pago yo, no.. yo, etc.. Al pasar por la barra, le dediqué mi sonrisa de lobo a la camarera con un guiño y un gesto de -la cuenta a mi, por favor-. A la vuelta del lavabo, con los ojos como platos, ya tenía preparada la nota de la cena. Mientras pagaba, me entretuve en observar de arriba abajo a la chica, ésta, de espaldas a mi, frente a su caja registradora y tras agradecer de nuevo la nueva y suculenta propina, aun se atrevió -siempre de espaldas- a comentar:

– Que pareja más abierta hacen ustedes.. no?

Saboreando el placer que da el tener razón cuando se juegan unos dados al azar y comprender que uno lleva juego, le contesté:

– Todavía no somos pareja. Ella está casada. Nos hemos conocido hace un par de meses. Estamos probando a ver que tal..

De momento no necesitas más información -pensé para mi-. Si te has atrevido a “entrarme” es seguro que la mucama te ha comentado más de la cuenta.. nunca fuimos discretos.

Al devolverme la tarjeta de crédito, me permití retener unos instantes -de más- sus dedos entre los míos y acariciar con mi pulgar el suyo durante la entrega de la misma. El espasmo me recorrió hasta centrarse en mi entrepierna, donde me produjo una intensa erección. Con un guiño de nuevo, me despedí de ella, había pasado el momento. Me dirigí hacia la mesa mientras, con un gesto rápido -que no pasó inadvertido para I– acomodé mi atrevida masculinidad.

– Ya está todo pagado. Podemos irnos a por esas copas. -dije yo-

– Muchas gracias. -Dijo Viktor-

– Ya has quedado con esa zorra? -dijo I, bajando el tono de voz-.

La rusa no abrió la boca.

I permitió que Viktor le ayudara con el abrigo y yo, cortés, seguí el gesto con la rusa, que ni tan siquiera lo agradeció.

En la calle, I volvió al ataque con un:

– Cómo te ha ido con la camarera?

– Mejor que con la rusa y a ti?

– A este nos lo follamos hoy.

– … nos? Me estás saliendo un poco zorrón.

Y metiendo mi lengua en su boca -para compartir media rula de éxtasis- conseguí mantenerla callada, no sin advertir como salía corriendo hacia el 4×4 para subirse en el asiento del copiloto.