Páginas dobladas.

Escrito en Facebook, ahora hace justo un año. No recuerdo si lo publiqué también aquí, andaba muy liado en aquellas fechas.
Es una de las reflexiones que más me agradan.
PÁGINAS DOBLADAS.
Hoy he comenzado un libro nuevo, -a leerlo-, no me halaguen.
Una novela policíaca de serie negra.
Lo he cogido de la biblioteca, no estoy para compras sin fin.
Aunque a veces, tras leerlos, los compro.
Es como pretender la ilusión de poseer a una amante ajena.
Al hilo de esto último, de nuevo he descubierto cuánto me gusta encontrar rastros de otros lectores.
Las frecuentes páginas con los bordes doblados, lejos de molestarme, -también yo lo hago con los propios- me permiten interrumpir la lectura e imaginar a mi antecesor.
Cuál sería el motivo por el que se permitió descansar en tal o cual página…
Qué causó que un doblez se encuentre cada seis o setenta páginas?
A veces, mis elucubraciones se pierden tanto, que mi historia supera la que estoy leyendo.
No sería el primer libro que aparco durante meses por haber perdido la ilusión.
Lo dicho, un placer encontrar páginas dobladas.